Público
Público

La amenaza de quiebra condiciona el voto en Grecia

El Parlamento vota esta noche los duros recortes exigidos por la troika y la tensión aumenta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La jornada de hoy determinará el futuro de Grecia. Esta noche, el Parlamento heleno votará un nuevo memorándum que implica dolorosas medidas de austeridad que tendrán un gran impacto social. En medio de una situación de descomposición gubernamental y de efervescencia social, el Gobierno se enfrenta al reto de aprobar medidas que por un lado bajarán considerablemente el nivel de vida de los griegos, pero que por otro lado evitarán una quiebra desordenada. No obstante, los recortes adoptados en los últimos 20 meses no han dado resultados y el país ahonda su depresión.

El proyecto de ley que se somete a votación contiene el marco jurídico sobre el canje de bonos, la recapitalización de los bancos griegos y la autorización del primer ministro, el exbanquero Lukas Papadimos, y del ministro de Finanzas, Evángelos Venizelos, para firmar el nuevo plan de rescate con la llamada troika (BCE-CE-FMI) por un mínimo de 130.000 millones de euros. Aunque el detalle de las medidas se conocerá en los próximos 15-20 días, con la aprobación de la legislación pertinente, las peticiones de la troika ya se han concretado en gran medida, dejando poco margen de maniobra para Papadimos.

Entre ellas, destacan la reducción sin precedentes del salario mínimo en el sector privado en entre un 22% y un 32% para los recién incorporados al mercado laboral (menores de 25 años), suponiendo un importe neto de 480 y 430 euros respectivamente; la derogación de los convenios colectivos e individuales; los recortes en las pensiones principales y auxiliares; el despido de 15.000 empleados públicos y los tijeretazos en las prestaciones sociales y los gastos estatales.

Papadimos apeló ayer al patriotismo y al sentido de la responsabilidad histórica de los diputados señalando que el país está al borde de la catástrofe. No obstante, su Gobierno se encuentra en clara descomposición (el acuerdo con la troika ha provocado las dimisiones de seis miembros del Gobierno, incluidos un ministro y cinco viceministros) y crecen las voces que piden elecciones anticipadas. El partido ultraderechista Laos ya abandonó la coalición gubernamental y votará en contra del memorándum.

Al mismo tiempo, las negociaciones entre Papadimos, Giorgos Papandreu (del socialista Pasok) y Antonis Samaras (conservador) se desarrollan en un ambiente de recelo que provoca el descontento de los socios europeos y la indignación de la sociedad. Aunque tanto Papandreu como Samaras se han declarado a favor del memorándum (se necesitan al menos 121 votos positivos de los 300), al menos 20 diputados de ambos partidos se oponen a su aprobación.

En espera de la votación, la plaza Syntagma de Atenas volvió a ser escenario de protestas generales contra los recortes. Grupos de manifestantes cerraron las avenidas frente al Parlamento heleno, algo que se espera repetir en la manifestación de hoy, en la que se sumarán las confederaciones generales de trabajadores del sector público y privado. Se espera una asistencia masiva, mientras la Policía desplegará unos 5.000 antidisturbios ante el Parlamento.

Más noticias en Política y Sociedad