Público
Público

Amezketa abre el Congreso acusando de "juego sucio" al sector escindido

EFE

El vicepresidente de Eusko Alkartasuna (EA), Koldo Amezketa, ha abierto esta mañana el Congreso extraordinario de este partido acusando al sector escindido que ha creado un nuevo partido, Alkarbide, de "hipocresía" y de practicar "juego sucio" .

EA celebra este fin de semana en Vitoria un congreso después de los malos resultados obtenidos en las elecciones autonómicas vascas del pasado 1 de marzo, en las que lograron un único parlamentario, y de sufrir recientemente una escisión liderada por la mayoría de la dirección guipuzcoana.

Antes del inicio del Congreso, los alrededor de 450 compromisarios han guardado un minuto de silencio para condenar el asesinato ayer por ETA del policía Eduardo Antonio Puelles. A las doce interrumpirán las sesiones para concentrarse en repulsa del atentado.

Amezketa se ha solidarizado con la familia de Puelles, ha pedido a ETA que "deje tranquilo a este pueblo" y ha incidido en la defensa que hace EA "a ultranza" de los derechos humanos.

El vicepresidente del partido ha centrado buena parte de su discurso en el sector crítico escindido que no ha acudido al Congreso y ha denunciado que "tenían tomada esa decisión desde hacía mucho tiempo".

Ha dicho que en cualquier partido las diferencias se deben resolver internamente y no a través de los medios de comunicación "escupiendo babas" y ha opinado que las disputas internas han provocado la pérdida de confianza de la sociedad y los "malísimos" resultados electorales.

Amezketa ha indicado que el sector crítico planteaba la recuperación de la coalición con el PNV "con renuncia a cualquier otro de acuerdo con otras formaciones políticas", algo que, según ha recalcado, "no encaja" en el sector mayoritario de EA.

Además, la otra exigencia de los críticos era que planteaban que el reparto competencial en los diversos niveles organizativos se hiciera con arreglo al modelo de país actual, es decir, el formado por Álava, Vizcaya, y Guipúzcoa, "algo que está en franca discrepancia con la concepción que desde su nacimiento tiene EA en relación al modelo de país", ha subrayado.

Amezketa ha dicho a los compromisarios que el partido "está vivo" y que sigue siendo un "instrumento fundamental para la construcción de Euskal Herria" desde el "escrupuloso" respeto a los derechos humanos y el rechazo a la violencia.

Ha indicado que los retos de EA son "superar los reveses" de los últimos resultados electorales y consolidar el partido para que en las próximos comicios municipales y forales de 2011 "demostremos que somos una fuerza política necesaria para conseguir la independencia de este país".

Durante el fin de semana, los militantes de EA aprobarán la ponencia política, la de estatutos y elegirán a los órganos de dirección del partido.

Aunque todavía no es oficial, el principal candidato a ser el nuevo máximo responsable del partido es Pello Urizar, concejal de EA en Mondragón (Guipúzcoa), aunque podría presentarse algún otro aspirante.

Las candidaturas a la secretaría general de EA se formalizarán una vez que se apruebe, posiblemente esta noche o mañana, la ponencia de estatutos.

La ponencia política aboga por impulsar "un movimiento democrático con otros partidos independentistas", siempre que compartan la defensa "a ultranza" de los derechos humanos, la justicia social, la soberanía y la territorialidad.

En cuanto a la ponencia de estatutos, plantea eliminar la figura de presidente y que el máximo dirigente de EA sea el secretario general.

Más noticias de Política y Sociedad