Público
Público

Amnistía Internacional denuncia casos de tortura e impunidad de los policías en España

AGENCIAS

Amnistía Internacional (AI) denuncia en un informe que los actos de tortura y maltrato por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado no son "aislados", sino que se dan en todas las comunidades autónomas y gozan de una "impunidad casi total".

En la presentación del informe Sal en la Herida. La impunidad efectiva de agentes de policía en casos de tortura y otros malos tratos, el presidente de AI en España, Esteban Beltrán, ha explicado que los agentes de Policía están por encima de la ley porque se les aplica la presunción de veracidad cuando sólo debía tenerse en cuenta el principio de imparcialidad.

Beltrán ha indicado que cuando una persona es maltratada por un agente de Policía se le intenta disuadir para que no denuncie, los compañeros del cuerpo niegan los hechos por corporativismo, la Fiscalía se opone a abrir diligencias y los jueces archivan la mayoría de los casos sin haber pedido una investigación.

"Las autoridades españolas deben dejar de negar la existencia de tortura y otros malos tratos a manos de agentes de policía –señala Rachel Taylor, investigadora de Amnistía Internacional sobre España–. La falta de voluntad política para abordar el problema ha dado lugar a nuevas violaciones de derechos humanos."  

Miedo a denunciar

Beltrán ha alertado del riesgo de que las personas que denuncian a agentes de Policía sean contradenunciados por atentado a la autoridad o por calumnias y puedan ser finalmente condenados.

Ha afirmado también que le preocupa la "falta de disposición" del Gobierno para afrontar el problema y que la reputación de la mayoría de los policías se vea injustamente empañada por los maltratadores.Según Beltrán, el maltrato policial no se da únicamente en España, sino también en el resto de países de la Unión Europea, aunque ha negado que sean "sistemáticos".

El abogado Jaume Asens ha afirmado que aceptar estos casos es aceptar una "carrera de obstáculos" porque la Policía tiene "amplios poderes discrecionales" que consiguen que el sistema judicial termine criminalizando a la víctima.

Asens ha reconocido que cuando las denuncias prosperan y los jueces ordenan una investigación, la sentencia califica de "simple falta" hechos constitutivos de delito.

Para Taylor, existen deficiencias estructurales que afectan a todos los aspectos de la prevención, la investigación y el castigo de la tortura por parte de los agentes de Policía.

Taylor ha calificado de "necesario" que existan sistemas audiovsuales de grabación en los espacios donde están los detenidos y que los agentes no estén presentes durante la exploración médica para que el paciente hable de sus lesiones libremente.

Además ha asegurado que la formación en el uso de la fuerza es "inadecuada", especialmente en el protocolo de actuación de manifestaciones, detenciones y expulsiones de inmigrantes.

Por ello la ONG ha pedido al Gobierno que cree un organismo independiente que garantice la investigación inmediata, imparcial y exhaustiva de cualquier caso en el que exista una sospecha de que los policías han infligido malos tratos.

AI también ha exigido que la Fiscalía publique estadísticas con las denuncias por maltrato y que las víctimas tengan asistencia letrada gratuita desde que interponen la denuncia.

En el informe España: Sal en la herida: La impunidad efectiva de agentes de policía en casos de tortura y otros malos tratos, Amnistía Internacional pone de relieve casos de personas que han recibido golpes, patadas, puñetazos e insultos de agentes de policía, incluso estando esposadas y tanto en la calle como bajo custodia policial.

En sus denuncias, algunas de estas personas aseguran que los agentes las amenazaron con una pistola o un cuchillo, las azotaron en las plantas de los pies y las amenazaron de muerte.

En uno de los casos, los policías dijeron al detenido que si no cooperaba violarían a su novia. En otro, la víctima estuvo varias semanas sin oír por un oído a causa de los golpes que los agentes le habían propinado en la cabeza.

Más noticias de Política y Sociedad