Público
Público

Angola arresta a dos atacantes de la selección de Togo

Reuters

Las autoridades angoleñas han arrestado a dos personas sospechosas de haber participado en un ataque contra el autobús que transportaba a la selección de fútbol de Togo hacia la Copa de África y en el que murieron dos integrantes de la delegación.

El procurador provincial Antonio Nito dijo en un comunicado que las dos personas pertenecían al Frente para la Liberación del Enclave de Cabinda (FLEC por sus siglas en inglés), que ha estado luchando por la independencia de esa región de Angola desde hace más de 30 años.

El FLEC ha reclamado la responsabilidad por el ataque del viernes, que se produjo poco después de que el autobús que trasladaba a la delegación togolesa atravesara la República Democrática del Congo.

"Los dos elementos del FLEC fueron capturados en el escenario del incidente, en la ruta a Massabi que conecta a ambos países (Angola y Congo)", explicó el responsable en un comunicado publicado por la agencia estatal de noticias de Angop.

El autobús de Togo fue emboscado por hombres armados poco después de entrar desde la República de Congo en Cabinda, que está geográficamente separada del resto de Angola. Los insurgentes desataron una lluvia de balas sobre el autobús durante varios minutos, de acuerdo a algunos jugadores togoleses.

El equipo de Togo regresó el domingo a su país con los cuerpos del técnico asistente y el encargado de prensa para comenzar tres días de duelo.

Sin embargo, el ministro de Deportes del país dijo que aún esperaba que la selección nacional pudiera unirse a la Copa de África, el torneo más importante del continente.

El conductor del autobús también fue asesinado y el portero togolés Kodjovi Obilale se encontraba en estado estable en un hospital en Johannesburgo, Sudáfrica, después de haber sido operado tras recibir graves heridas de bala, según indicaron los médicos.

MÁS ATAQUES

El ataque avergonzó al Gobierno angoleño, que había declarado muerto al FLEC e invertido 1.000 millones de dólares en los preparativos para la Copa Africana para intentar mostrar que el país se está recuperando poco a poco de las décadas de guerra civil terminadas en 2002.

Los expertos creen que el FLEC está fragmentado y tiene unos 200 miembros, la mayoría en la remota región norteña de Cabinda.

De todas formas, sus líderes, con sede en Francia, han prometido más ataques, por lo que Angola ha incrementado las medidas de seguridad.

Rodríguez Mingas, secretario general del FLEC, indicó que el ataque al autobús de Togo no iba dirigido contra los futbolistas del equipo sino a las tropas angoleñas que encabezaban la caravana de vehículos.

"Por eso había posibilidades de que los disparos hirieran a jugadores", declaró Rodríguez Mingas al canal de televisión francés France 24.

"No tenemos nada con los togoleses y ofrecemos nuestras condolencias a las familias africanas y al gobierno de Togo", agregó.

Los jugadores de Togo dijeron que los rebeldes les dispararon durante 15 minutos o más, aunque los hechos continúan siendo confusos.

Cabinda suministra la mitad de la producción de petróleo de Angola, un rival de Nigeria en esa rama comercial, y el grupo estadounidense Human Rights Watch acusó el año pasado al país de detención ilegal y torturas contra los sospechosos de fomentar el separatismo.

Más noticias de Política y Sociedad