Público
Público

Antonio Camacho sale esposado y en furgón hacia la prisión de Soto del Real

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Madrid, 27 mar (EFECOM).- El dueño de Gescartera y principal imputado en el caso de la agencia de valores, Antonio Camacho, salió hoy esposado del tribunal de la Audiencia Nacional que lo ha juzgado en un furgón policial hacia la prisión madrileña de Soto del Real.

El tribunal que ha juzgado el caso Gescartera dictó hoy como medida cautelar el ingreso provisional y sin fianza de Camacho, que ya había pasado casi tres años en la cárcel.

Camacho, que salió a las 15.20 horas del recinto de la Casa de Campo esposado dentro de un furgón, deberá estar en prisión provisional hasta que la sentencia a un total de once años de prisión a la que ha sido condenado sea firme o cumpla la mitad de la pena impuesta.

Según su abogado, Miguel Bajo, Camacho se encontraba "muy mal, muy mal" por la gravedad de la sentencia y por la "rápida prisión preventiva, que ni si quiera les ha permitido ir a casa a por las cosas".

El tribunal ha valorado que "la gravedad de los hechos, la elevada penalidad que se ha impuesto a los acusados, de que se trata por su participación en aquellos hechos y la propia desaparición del dinero confiado por los inversionistas, en cuantía importante, conlleva un gran riesgo de fuga que ha de conjurarse mediante la adopción de tan drástica medida cautelar".

Según el auto del tribunal, la expectativa de fuga de Camacho después de la sentencia condenatoria "se ha acrecentado, lo cual deviene en que deba acordarse su prisión provisional, comunicada y sin fianza".

Agrega que la medida se ha dictado para "prevenir el aumento del riesgo cierto de fuga, en persona que, aunque goza de arraigo personal y familiar, ha demostrado su capacidad de distracción de grandes sumas de dinero, lo que podría aprovechar para no quedar sometido a la acción de los órganos judiciales."

Lo mismo se señala en los otros cuatro autos, que al valorar el riesgo de fuga también envían a la prisión de Soto del Real a los cuatro imputados con penas más elevadas para los que se habían solicitado medidas cautelares: José María Ruiz de la Serna, Francisco Javier Sierra de la Flor, Aníbal Sardón y Julio Rodríguez Gil.

Camacho, condenado a un total de once años de prisión, tendrá que cumplir cerca de dos años de prisión para salir en tercer grado y al menos cinco años de su condena para salir en libertad condicional.