Público
Público

Apertura de los colegios electorales en Uruguay

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los colegios electorales abrieron hoy sus puertas a las 08.00 hora local (10.00 GMT) en Uruguay, país que celebra elecciones generales para elegir al futuro presidente del país para el período 2010-2015 y al futuro Parlamento.

Además, los 2.563.297 uruguayos convocados a las urnas se pronunciarán simultáneamente en dos plebiscitos sobre la anulación de la Ley de Caducidad de los crímenes cometidos durante la dictadura y sobre la posibilidad de habilitar el voto por correo.

Las 6.868 mesas receptoras de voto diseminadas en todo el país cerrarán sus puertas a las 19.30 local (21.30 GMT), con la posibilidad de ampliar su horario hasta una hora más si hubieran personas aguardando para votar, informaron hoy a Efe fuentes de la Corte Electoral.

Un total de 42.108 funcionarios públicos se encargan de las mesas electorales, y 18.000 efectivos militares y policiales velan por la seguridad de la jornada.

El candidato de la gobernante coalición de izquierda Frente Amplio, José "Pepe" Mujica, es el favorito a ganar los comicios, pero parece difícil que su candidatura logre superar el 50 por ciento de los votos como exige la legislación uruguaya para vencer en primera vuelta.

El escenario más probable, según las encuestas difundidas hasta el pasado jueves, previo al inicio de las 48 horas de reflexión, apuntan a una segunda vuelta.

De ser necesaria, la segunda ronda se celebrará el 29 de noviembre y en ella participarán los dos candidatos con mayor cantidad de votos en la primera.

Luis Alberto Lacalle, que fue presidente de Uruguay entre 1990 y 1995 y que es candidato por el Partido Nacional, es el único con posibilidades de pelearle a Mujica la presidencia.

Según los sondeos, el oficialista Frente Amplio, que agrupa a una docena de fuerzas de izquierda, obtendría entre el 45 y el 49 por ciento de intención de los votos.

El Partido Nacional lograría entre el 29 y el 32 por ciento de los votos, y el Partido Colorado, tradicionalmente gobernante en Uruguay pero muy disminuido en los últimos años, lograría entre el 13 y el 16 por ciento.

Pedro Bordaberry, que es el candidato presidencial más joven e impulsó una renovación en el partido, es el candidato colorado a la presidencia.

El Partido Independiente, que tiene a Pablo Mieres como candidato, suma una intención de voto de entre el 2 y el 3 por ciento.

Para la futura integración del Parlamento, formado por 30 senadores y 99 diputados, se mantiene la incertidumbre de saber si el Frente Amplio podrá ratificar la mayoría absoluta que actualmente tiene y que ganó en el año 2004 cuando el socialista Tabaré Vázquez fue elegido como el primer presidente de izquierda de la historia de Uruguay.

Además, los uruguayos decidirán en las urnas y de manera simultánea sobre la anulación de la Ley de Caducidad que puso fin antes de su inicio formal a los juicios contra militares y policías implicados en violaciones a los derechos humanos durante la dictadura (1973-1985).

La ley fue aprobada por el Parlamento tras el retorno a la democracia, en 1986, y refrendada por la ciudadanía en 1989 en un primer plebiscito.

Ahora los impulsores de la anulación de la ley, con la principal central obrera del país, Plenario Intersindical-Convención Nacional de Trabajadores (PIT-CNT) al frente, afirman que "no existen los temores" y la democracia "ya no esta tutelada por los militares" como ocurrió hace veinte años cuando se aprobó en el Parlamento y se refrendó en las urnas.

El segundo plebiscito refiere a la posibilidad de habilitar a partir de las elecciones de 2014 el voto por correo, sin precedentes en el país.

Se estima que por lo menos unos 600.000 uruguayos residen en el exterior y hasta ahora si quieren participar en las elecciones no tienen otra alternativa que viajar a Uruguay para votar, como se presume que harán unos 20.000 uruguayos que viven en Argentina.

Ambos plebiscitos necesitan superar el 50 por ciento de los votos válidos para ser aprobados y, según las encuestas, tienen una intención de apoyo popular cercana al límite mínimo.

Más noticias en Política y Sociedad