Público
Público

El apoyo de la cúpula de la CEOE a Díaz Ferrán se debilita

El presidente de la patronal fuerza una vez más el respaldo de sus directivos, pero se encuentra con una respuesta "nada entusiasta"

F. SAIZ /A. TUDELA / S. R. ARENES

El presidente de la patronal CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, superó ayer un nuevo test al ser respaldado por los órganos directivos de la organización. Pese a la creciente contestación interna (numerosos representantes empresariales consideran que, como consecuencia de los graves problemas de sus empresas, su situación "es insostenible"), tanto los vicepresidentes, que se juntaron para cenar el martes, como el comité ejecutivo y la junta directiva, reunidos ayer, dieron el visto bueno a su continuidad.

En los tres casos, fue Díaz Ferrán el que forzó el respaldo. Su estrategia consistió en presentar sus problemas empresariales como si fueran algo muy común entre la clase empresarial, para a continuación expresar su deseo de continuar al frente de CEOE "si vosotros me respaldáis". Nadie se atrevió a contradecirle. Pero varios de los presentes destacaron que la respuesta de los directivos fue tibia. Aunque hubo algunas intervenciones a su favor, el apoyo de los asistentes fue "más bien pasivo y nada entusiasta", según comentó a Público uno de los dirigentes patronales presentes.

Díaz Ferrán culpa de su problemas al ICO, a un juez inglés y a Público

La misma fuente dijo al acabar las reuniones de ayer que el ambiente había sido muy distinto ("mucho menos caluroso") al que se vivió en julio y en diciembre pasados, cuando los órganos representativos de la CEOE apoyaron firmemente a su presidente. En aquellas reuniones, sin embargo, los problemas empresariales de Díaz Ferrán no habían aflorado por completo. Hasta Air Comet, la compañía de su propiedad ahora cerrada, seguía operando con normalidad.

Otro de los asistentes coincidió en que el apoyo de ayer a Díaz Ferrán había sido limitado. "Sólo un tercio de los presentes le han aplaudido", subrayó. Algunos de los asistentes, además, dijeron en voz alta que creían innecesario reiterar una y otra vez el apoyo a la continuidad del presidente.

La versión oficial de lo ocurrido fue sin embargo algo distinta. Según un comunicado de prensa difundido por la CEOE, "el Comité Ejecutivo y la Junta Directiva (...) han expresado su respaldo unánime al presidente (...) y a la gestión que realiza en la Confederación, y han destacado la independencia y eficacia con las que desempeña sus funciones".

Entre los que apoyaron explícitamente a Díaz Ferrán, destacaron los vicepresidentes Joan Rosell y Santiago Herrero, que son los principales candidatos a relevarlo en caso de que acabe abandonando, y Jesús María Terciado, presidente de la patronal de Castilla y León, aspirante a la presidencia de Cepyme.

Las críticas internas se mantienen en privado por temor a represalias

Las fuentes consultadas dijeron que el argumentario que Díaz Ferrán usa a conveniencia para justificar la crisis de sus empresas incluye como culpables al ICO, que a su juicio le negó injustificadamente financiación, al juez inglés que decretó la clausura de la actividad de Air Comet, y a "la persecución de un periódico", en alusión indirecta a las informaciones publicadas por Público sobre sus actividades empresariales.

Los medios consultados dijeron, por otra parte, que las críticas internas al presidente de la CEOE "se mantienen en el ámbito privado de los pasillos" por el temor a posibles represalias y también para no perjudicar las negociaciones sociales que hay en marcha con las centrales sindicales y con el Gobierno.

Mientras, el Instituto de Empresa Familiar (IEF), que reúne a compañías como Acciona o Mercadona, rehuyó ayer la crítica directa a Díaz Ferrán. Durante la presentación de un informe sobre la responsabilidad social de sus empresas, el director general del IEF, Fernando Casado, reivindicó que los empresarios tienen que recuperar para luchar contra la crisis valores como la austeridad, la transparencia o el compromiso ético. Pero preguntado si el jefe de la CEOE cumple esos requisitos y si debe dejar el cargo, señaló, con cautela, que "es difícil juzgar si sería adecuado que continuara o no".

La empresa familiar no está en la CEOE y discrepa de muchas de sus posiciones, como ayer quedó claro. Casado ve "inviable" la propuesta de la patronal de rebajar cinco puntos las cotizaciones sociales a los empresarios. El IEF defiende el "abaratamiento del coste del empleo" y apuesta por "una bajada de dos o tres puntos que se compensaría con una subida del IVA".

Más noticias de Política y Sociedad