Público
Público

Arranca la Asamblea Mundial de la Salud para atajar la amenaza de la gripe A

A partir de esta tarde se analizará la situación y se discutirá el reparto de las vacunas

EFE

Los ministros de Salud, o sus representntes, de los 193 países miembros de la OMS inauguran hoy la Asamblea Mundial de la Salud, una cita anual marcada esta vez por la nueva gripe causada por el virus AH1N1, que sigue propagándose.

Con cerca de 8.500 infecciones en 39 países, según los últimos datos comunicados a la Organización Mundial de la Salud, los ministros de algunos de los países más afectados participarán hoy, en la primera jornada de la Asamblea, en una reunión de alto nivel dedicada a la gripe A.

Los representantes de México, EEUU, Canadá, Japón y España, entre otros, tomarán la palabra en esta reunión en la que "se debatirá sobre si se debe o no elevar el nivel de alerta pandémica a la fase 6 (que significa que el mundo vive una pandemia)", dijo a Efe la portavoz de la OMS Fadela Chaib. "Van a hablarlo, esa es una de las opciones, pero no van a adoptar ninguna decisión hoy", agregó.

La OMS subió el nivel de alerta a la fase 4 y poco después a la 5 casi al principio de revelarse la crisis, a finales de abril, pero insiste en que la condición para pasar a la fase más alta es que se compruebe que hay "una transmisión sostenida del virus entre personas en una región de la OMS distinta a Norteamérica".

Algunos de los casos registrados en Japón o en Europa, entre gente que no ha viajado a los países afectados, harían sospechar que eso ya ha ocurrido.

La directora general de la OMS, Margaret Chan, pronunciará un discurso a primera hora de la tarde, mientras que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, participará mañana, martes, unas horas en la cita de Ginebra.

La Asamblea Mundial, que en un principio debía prolongarse hasta el día 27, podría durar sólo hasta el 22, aunque hoy será decidido oficialmente por un comité. Los ministros de Salud también tendrán que debatir a lo largo de la Asamblea sobre el intercambio de muestras de virus de gripe y los beneficios que se deriven de ello.

Desde hace dos años, los países en desarrollo piden sin éxito un acceso justo a las vacunas, sobre todo si éstas han sido elaboradas en base a las muestras de los virus que ellos mismos entregaron a la OMS.

 Encabezados por Indonesia, Tailandia, India, Nigeria y Brasil, los países en desarrollo luchan para que ese intercambio se traduzca en acceso a tratamientos y vacunas, así como a la tecnología para fabricarlas. Los países ricos, donde se concentra el 90 por ciento de la capacidad para fabricar vacunas contra la gripe, argumentan que no habrá investigación ni producción si las farmacéuticas temen perder los beneficios generados por la venta de dichas vacunas.

La reunión intergubernamental celebrada este fin de semana acabó una vez más sin acuerdo, pero dada la urgencia generada por la posibilidad de una inminente pandemia de gripe A, los delegados decidieron traspasar las discusiones a los ministros.

Más noticias de Política y Sociedad