Público
Público

Artemanía abre sus puertas con precios más bajos por la crisis

EFE

Artemanía, la feria de arte y antigüedades que dos veces al año se celebra en Madrid, abre hoy su 31º edición con precios más bajos que en otros años debido a la crisis, a pesar de ofrecer el mercado de arte como valor seguro a medio plazo a coleccionistas y profesionales.

Así lo ha explicado hoy el organizador de Artemanía, Gonzalo Mora, quien ha dicho que precisamente hay comerciantes que "están deseando" mostrar sus productos en este tipo de ferias porque "la gente no va a las tiendas".

"Ningún verdadero amante del arte compraría ni vendería una obra como inversión", sentencia Mora.

Según comunicado de la organización, Artemanía "en su edición de otoño, por su carácter de arranque de temporada, es una feria cuyos resultados vaticinan la evolución que cabe esperar del sector durante el resto del año".

Desde hoy y hasta el próximo 9 de noviembre se mostrarán en el Palacio de Congresos de Madrid un total de 51 expositores con piezas que van desde arqueología clásica hasta pintura clásica y contemporánea, mueble antiguo, artes decorativas, joyas o libros, con precios que oscilan entre los 50 y el millón de euros.

Fuentes de la organización no han querido desvelar la pieza más cara de esta edición, aunque sí han asegurado que entre las obras de mayor valor se encuentran una pintura del pintor mallorquín Miquel Barceló de la década de los ochenta y otra del pintor catalán Antoni Tapies de los años cincuenta.

En cuanto a las joyas expuestas, destaca una pulsera con diamantes y estilo Art Deco valorada en unos 100.000 euros.

Entre las curiosidades, los visitantes pueden ver piezas como una caja de caudales del siglo XVI, una escultura con forma de dragón del siglo XIX, un hipopótamo Art Decó, o el morro de un tiburón tigre "reconvertido" en obra artística.

Una de las novedades de esta temporada es el expositor dedicado a los vestidos antiguos, con un camisón del siglo XIX como prenda más significativa, y con una muñeca alemana de principios del siglo XX que se encuentra en "muy buen estado", según la expositora.

Son numerosos también los muebles de distintas épocas y estilos, como el conjunto de piezas francesas y suecas del siglo XVIII y XIX que encontramos al poco de comenzar el recorrido por la feria.

En algunos expositores, como en el de la galería Marita Segovia, destacan la mezcla de piezas antiguas con modelos muy vanguardistas.

Más noticias de Política y Sociedad