Público
Público

La asamblea certifica las grandes esperanzas puestas en Pekín y en Madrid 16

EFE

El Comité Olímpico Español (COE) celebró hoy en Madrid una asamblea sin discordancia alguna, que certificó las grandes esperanzas que el deporte español tiene puestas en los Juegos de Pekín, ratificó el apoyo unánime a Madrid 16 y celebró las inmejorables relaciones del organismo con el COI y con el CSD.

Alejandro Blanco, presidente del COE, huyó de todo protagonismo y dejó conducir los distintos asuntos de debate a sus colaboradores, que consiguieron la aprobación sin discusión de todas las propuestas, incluido un presupuesto de 7,3 millones de euros para 2008, un 71% superior al del anterior año olímpico, 2004.

"Las cosas se hacen de una forma colegiada y cuando llega la asamblea sólo hay que limitarse a recoger los frutos del apoyo diario", dijo Blanco al término de la reunión.

La cercanía de los Juegos de Pekín impregnó todas las intervenciones. Ricardo Leiva, director de Deportes del COE, ofreció las cifras casi definitivas de la participación española: serán entre 265 y 291 los deportistas inscritos, dependiendo de los últimos torneos clasificatorios.

A día de hoy tienen consolidada la plaza 227 españoles (129 hombres y 98 mujeres), correspondientes a 18 federaciones.

Bajan ligeramente las cifras respecto a Atenas 2004, donde fueron 332 los inscritos, pero Blanco calcula que España será "el quinto o sexto país por número de clasificados, lo que da la verdadera dimensión del nivel deportivo, más que el número de medallas".

El COE prevé unos gastos ligeramente superiores a los tres millones de euros en relación con los Juegos de Pekín, según el presupuesto de 2008.

Esta cantidad se compensa con la aportación de 2,2 millones que hace el Consejo Superior de Deportes al COE para la cita china.

El presupuesto no incluye los premios que se acuerden para los atletas españoles que suban al podio en Pekín, tema que puede quedar cerrado en un par de semanas, indicó Blanco.

Víctor Sánchez, secretario general, informó a la asamblea de las "largas y no siempre fáciles" relaciones con el comité organizador de Pekín (BOCOG), tras las cuales quedan aún "algunos flecos".

Los principales son las acreditaciones y las entradas, disponibles en una cantidad mucho menor de lo que necesitaría el COE, y el de los vehículos y sus conductores, que se complica porque en China no son válidos los permisos internacionales de conducción.

Mercedes Coghen, consejera delegada de Madrid 16, trasladó a los reunidos su impresión de que Madrid, Río de Janeiro, Chicago y Tokio serán las cuatro ciudades finalistas en la carrera por la organización de los Juegos de 2016. El COI hará su preselección el próximo 4 de junio en Atenas.

"La idea, por lo que hemos oído, es que pasarán cuatro ciudades", dijo Coghen.

El secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, animó a las federaciones españolas a que aprovechen la oportunidad que supone Madrid 16 para preparar "la segunda transición del deporte español".

"Si Madrid gana los Juegos, será el momento de tirar de verdad del momento deportivo español. En la agenda de los partidos tiene que ocupar un lugar prioritario el deporte. Necesitamos ese salto, esa segunda transición", afirmó.

Además de apoyar a Madrid 16, Lissavetzky aprovechó su intervención ante la asamblea olímpica para animar a las federaciones a hacer "una gestión seria y rigurosa" de sus presupuestos "porque su principal patrocinador es el CSD, es decir todos los españoles".

Y, aunque comentó que no era el momento de hablar de dinero, recordó que el deporte ha vivido en los últimos años "una época de vacas gordas" pero, dijo, "vamos a cómo llega la nueva etapa".

A la buena sintonía entre el COE y el CSD se refirió en términos elogiosos Pere Miró, director del COI para relaciones con los comités nacionales y que asistía por primera vez a una asamblea del olimpismo español.

"Los comités olímpicos tenemos que inmunizarnos ante los inevitables vaivenes políticos, pero colaborando con los gobiernos y gozando de la autonomía necesaria", afirmó, y puso como ejemplo el caso español.

Alejandro Blanco también enumeró los logros de la Oficina de Atención al Deportista, en la que hay 595 inscritos. Se trabaja con un presupuesto de 227.000 euros, siete atletas entraron temporalmente en la plantilla del COE para un programa de promoción y se han recibido 77 ofertas de empleo público y privado.

La asamblea recupera como miembro a Juan Alvarez, ex presidente de la Federación Española de Motociclismo, que abandonó el COE el año pasado al dejar también su cargo federativo. En razón de su significativa relación con el deporte, se aprobó hoy su admisión como miembro individual.

También se incorporó, como es reglamentario, al nuevo director general de Deportes del CSD, Albert Soler.

Se acordó que el Código Etico del COE incluya un artículo por el que se subraya el compromiso del Comité con los derechos laborales de los trabajadores de todo el mundo, en particular en el ámbito de las competiciones olímpicas.

La próxima asamblea del COE, la de 2009, será previsiblemente electoral, aunque Alejandro Blanco no desveló aún sus planes.

Más noticias de Política y Sociedad