Público
Público

La Asamblea de Ecuador retoma el análisis del texto constitucional tras la renuncia de Acosta

EFE

La Asamblea Constituyente de Ecuador continuó hoy con el análisis de posibles nuevos artículos para la Carta Magna, en medio de la agitación política que causó la renuncia de Alberto Acosta a la Presidencia de ese cuerpo colegiado.

Orlando Pérez, secretario de Prensa de la Asamblea, explicó a Efe que con el voto de 77 de los 100 asambleístas presentes, el pleno "conoció" la dimisión de Acosta, del movimiento oficialista Acuerdo País, a través de la aceptación de una resolución planteada por el asambleísta Galo Borja.

Borja, también de Acuerdo País, había presentado la moción en la que consta que se conozca en el pleno la decisión de Acosta de dejar el cargo de forma "irrevocable".

La aceptación de la renuncia se produjo un día después de que Acosta anunciara su decisión de abandonar el cargo por discrepancias con la dirección de su partido sobre el plazo para finalizar la redacción de la nueva Carta Magna, que el Gobierno aspira sea entregada el próximo 26 de julio.

Acosta cree que no se debe sacrificar la calidad de la nueva Constitución al corsé del tiempo establecido en el estatuto, pero hoy el jefe de Estado ecuatoriano, Rafael Correa, insistió en que la elaboración de la Carta Magna debe cumplir las fechas establecidas y entregarse tras los ocho meses estipulados para su redacción.

Correa, amigo de Acosta, aún no se ha referido directamente a las consecuencias de la renuncia del presidente de la Constituyente, de quien en noviembre pasado dijo que era "el hombre más poderoso del país", al dirigir una Asamblea "de plenos poderes".

Los analistas políticos ecuatorianos coinciden en que la sorpresiva decisión de Acosta es un duro golpe para el movimiento oficialista, aunque rescatan el hecho de que este no haya abandonado la Asamblea y haya anunciado que continuará apoyando el proyecto del Ejecutivo.

En distintas intervenciones de asambleístas para conocer la renuncia "irrevocable" de Acosta, correligionarios y opositores reconocieron su capacidad conciliadora y facilidad para conducir el cuerpo colegiado, aunque también hubo críticas por la pérdida de tiempo.

La aceptación de la renuncia de Acosta estuvo presidida por reclamos de asambleístas que pedían un debate sobre los motivos de esa dimisión, justificada por Acosta por discrepancias con el movimiento Acuerdo País, que insiste en que la Carta Magna se debe entregar el 26 de julio.

Al leer su renuncia ante el pleno de la Asamblea, Acosta insistió en que no se debe dar prioridad a los tiempos establecidos sino a la calidad del debate para la elaboración de la Carga Magna.

Como él también opinó el asambleísta de la oposición Vicente Taiano, del Partido Renovador Institucional Acción Nacional (PRIAN), quien consideró que el plazo debe extenderse un mes más.

La asambleísta Martha Roldós, de Red Ética y Democracia (RED), pidió hacer esfuerzos para "salir de esta crisis", mientras que Diego Borja, del Movimiento Poder Ciudadano, alertó de que el "único ganador neto de la crisis es el oscuro círculo de poder que hay en todos los Gobiernos".

La reanudación del análisis del texto constitucional se dio con el tratamiento de temas relativos a la soberanía alimentaria una vez que se reinstaló la sesión, suspendida por media hora tras la aceptación de la resolución en la que se "conoció" la renuncia Acosta.

Aunque se anticipó que hoy sería la designación de Fernando Cordero en reemplazo de Acosta, ambos del movimiento oficialista Acuerdo País, Pérez indicó a Efe que la votación tendrá lugar mañana en una nueva sesión en la que, al igual que hoy, también se espera la participación del ya ex presidente de la Asamblea.

Los 78 asambleístas de Acuerdo País, que acaparan la mayoría de los 130 escaños de la Asamblea, han propuesto a Cordero, actual primer vicepresidente de la Asamblea, para que suceda a Acosta.

Más noticias de Política y Sociedad