Público
Público

Asarta descarta que la crisis libanesa represente una amenaza en la seguridad de los soldados españoles

EFE

El jefe de los "cascos azules" del Líbano, el general español Alberto Asarta, cree que la crisis política que atraviesa el país se limitará al plano político y descartó que existan amenazas graves para la seguridad.

"Parece que la crisis se limitará al marco político y no afectará a la seguridad del país en general, ni a la seguridad del sur, que sigue siendo el área más tranquila del Líbano", agregó Asarta en una entrevista publicada hoy por el diario local An Nahar.

Las declaraciones del militar español se conocen mientras el Líbano intenta superar la crisis política que estalló el 12 de enero al renunciar los ministros de la oposición que integraban el Gobierno de unidad que encabezaba Saad Hariri.

El martes pasado, el presidente libanés, Michel Suleiman, designó al empresario multimillonario y diputado independiente Nayib Mikati para que forme un nuevo Gobierno, después de que lograra el apoyo de varios grupos, incluido el del movimiento chií Hizbulá.

"Estoy seguro de que los libaneses son capaces de resolver sus problemas internos solos, a través del diálogo y al margen de cualquier intervención externa", declaró Asarta, que acaba de cumplir un año al frente de la Fuerza Interina de la ONU para el Líbano (FINUL).

La crisis se desató por las diligencias de un tribunal especial que investiga el asesinato, en el 2005, del ex primer ministro Rafic Hariri, padre del jefe de Gobierno saliente, Saad, quien rechazó desestimar las actuaciones de este tribunal y aceptar las exigencias en ese sentido planteadas por Hizbulá y otros grupos.

Informaciones preliminares filtradas en el Líbano indican que este tribunal, apoyado por la ONU y con sede en Holanda, acusará de este crimen a militantes de Hizbulá, cargos que ha rechazado contundentemente el grupo chií.

Asarta, en sus declaraciones, dijo que los "cascos azules" están siempre preparados con planes de contingencia, aunque aclaró que no han tomado "ninguna medida preventiva o inusual.

El general español está convencido de que "el futuro del Líbano va a mejorar" y dijo no temer "ninguna guerra que le pueda amenazar".

"El país se distingue de los otros por su lado pluralista y la convivencia entre las diferentes confesiones y su estructura", añadió.

Interrogado sobre las relaciones de la FINUL con Hizbulá, respondió que este partido político "es parte de la sociedad libanesa" y los "cascos azules" tratan con todos los sectores, "sean cuales sean sus afiliaciones políticas".

"Personalmente, nunca pregunto a nadie por su confesión religiosa ni política", añadió.

Asarta, nombrado jefe de la FINUL el 9 de diciembre del 2010, asumió ese puesto el 28 de enero del 2011. Su mandato fue prorrogado recientemente por un año más.

Más noticias