Público
Público

Asciende a 15.000 el número de mozambiqueños que huyen de Sudáfrica

La causa de la huida es la actual ola de xenofobia.

RAFAEL BIÉ (EFE)

La cifra oficial de mozambiqueños que han regresado desde Sudáfrica a causa de la actual ola de xenofobia asciende a 15.000 dijeron hoy fuentes de los Servicios de Migración de Mozambique, que puntualizaron que el número podría ser mayor pues no tiene en cuenta los cruces ilegales de la frontera.

Los datos anteriores, correspondientes al jueves, divulgados por la migración mozambiqueña indicaban que cerca de 10.000 personas habían entrado en Mozambique desde Sudáfrica a través del puesto fronterizo de Ressano García.

Un funcionario bancario de esa localidad del sur de Mozambique comentó hoy en conversación telefónica que "es un mundo de gente que llega desde Sudáfrica" y que se aguarda el paso por aquella ciudad fronteriza de un tren con más de mil pasajeros con destino a Maputo, la capital mozambiqueña.

Los ataques contra residentes extranjeros que comenzaron el pasado día 11 en varias barriadas pobres de Gauteng (donde están Johannesburgo y Pretoria) y se extendieron luego a otras provincias sudafricanas, han tenido como blanco principal a mozambiqueños y zimbabuenses, aunque hubo también víctimas sudafricanas.

La ola de xenofobia sudafricana, que ha dejado un saldo de más de cuarenta muertos y fue condenada por varias organizaciones humanitarias internacionales y agencias de la ONU, ha levantado un sentimiento de indignación entre los mozambiqueños.

En Maputo circulan mensajes de teléfono móvil que instan a los mozambiqueños a boicotear los negocios en el lado sudafricano de la frontera, especialmente en Nelspruit, la principal ciudad sudafricana del área.

"Si nosotros no servimos... nuestro dinero tampoco sirve", dice uno de los mensajes, que también circulan a través de correos electrónicos y cuyo tema de boicot a los productos procedentes de Sudáfrica ha figurado desde este viernes en los principales informativos del canal privado de televisión STV de Maputo.

Los ataques contra los residentes mozambiqueños en Sudáfrica ha generado temores de que se produzcan actos de represalia contra sudafricanos en Mozambique y a consecuencia de ello las autoridades locales han desplegado un fuerte dispositivo de seguridad alrededor de la embajada sudafricana en esta capital.

La posibilidad de represalias preocupa también a residentes de otras nacionalidades en Mozambique, que temen ser confundidos con sudafricanos.

En Maputo hay numerosos negocios de, entre otros, indios, paquistaníes, nigerianos y somalíes, que han expresado temor de que sus tiendas puedan ser atacadas en un momento de frustración por quienes han tenido que regresar desde Sudáfrica, muchos de ellos tras perder sus casas, vehículos y otras propiedades.

La crisis de xenofobia en Sudáfrica ha tenido asimismo un impacto directo en el comercio en Mozambique ya que muchos productos son importados desde el país vecino y se observa en los últimos días una escasez y el consecuente aumento en el precio de los mismos, aunque es probable que ello se deba a maniobras especulativas.

La Asociación de Comerciantes Minoristas señala al respecto que "nada justifica un alza en el precio de los alimentos ya que el problema de los sudafricanos es con las personas (extranjeras) y no con las mercaderías".

Entretanto, la Liga por los Derechos Humanos en Mozambique denunció la ola de xenofobia en Sudáfrica y condenó los "actos salvajes contra los extranjeros". "Hay que atrapar y castigar a los infractores", exige la organización humanitaria mozambiqueña en un comunicado divulgado hoy en Maputo.

Más noticias de Política y Sociedad