Público
Público

Asesoramiento telefónico ayudaría a reducir el riesgo cardíaco

Reuters

Un mayor porcentaje de personas conriesgo elevado de desarrollar enfermedad cardíaca mantiene susrutinas de ejercicio y dieta cuando reciben asesoramientotelefónico de grupo, según indicó un estudio.

El total de los casi 700 participantes del estudio, publicadoen American Journal of Cardiology, visitó médicos que evaluaronsu salud y recibió asesoramiento sobre cómo efectuar cambios parallevar un buen estilo de vida.

Pero algunos además participaron en sesiones grupales deasesoramiento telefónico para reforzar el cumplimiento de loscambios sugeridos.

El mensaje en sí no es nuevo: comer más frutas y vegetales,reducir la ingesta de sal, hacer más actividad física y dejar defumar.

"Se trata más de una cuestión de cómo uno lo logra. Todossabemos lo que se recomienda para un cambio de estilo de vida",dijo Robert Nolan, psicólogo que estudia la enfermedad cardíacaen la University Health Network en Toronto.

"¿Cómo podemos manejar eso de una forma más accesible paralas personas que realmente necesitan esa intervención?", esa esla clave dado que la cantidad de pacientes por médico estácreciendo en algunas regiones y muchos pacientes tienen problemaspara llegar a una clínica en busca de asesoramiento.

Por ello, deben buscarse nuevas formas de diseminar elmensaje, indicó el estudio.

Habitualmente, un doctor evalúa el riesgo de una persona depadecer enfermedad cardíaca teniendo en cuenta factores como elpeso, la presión, los niveles de colesterol y diabetes y si fuma.Luego el médico debate con el paciente sobre esos y otrosfactores y aconseja qué cambios de estilo de vida serían útiles.

En el estudio, que involucró a 680 pacientes de entre 35 y 74años, todos recibieron evaluación del riesgo y debate sobre elestilo de vida. También se les midieron los niveles de presión,peso y colesterol al comienzo de la investigación y seis mesesdespués.

Los participantes dijeron a los investigadores cuánto habíanrespetado sus planes de dieta y ejercicio.

Además, alrededor de la mitad de los pacientes recibió seissesiones de asesoramiento telefónico, en dos meses, sobre cómomantener su salud controlada. Las sesiones se efectuaron engrupos pequeños de cuatro a ocho personas, más un asesor.

Después de seis meses, los sujetos de ambos grupos estabanmás saludables, con mejoras en su riesgo de enfermedad cardíaca.Pero había un mayor porcentaje de personas en el grupo conasesoramiento telefónico que habían logrado mantener losprogramas de alimentación y actividad física.

El grupo respaldado telefónicamente había mantenido muchomejor sus rutinas de ejercicio.

La presión sanguínea también descendió, aunque para algunoscientíficos ese cambio no es concluyente y faltan más datos quelo respalden.

Más noticias de Política y Sociedad