Público
Público

La asesoría por teléfono y por internet ayuda a dejar de fumar

Reuters

(Reenvía por error de tipeo en título)

¿Está intentando dejar de fumar dentrode sus propósitos de Año Nuevo? El asesoramiento telefónicopersonalizado, junto con una guía en la web, pueden ayudar, segúnun estudio realizado en Estados Unidos.

Aproximadamente uno de cada cinco adultos en ese país fuma, yla mitad de ellos morirá por este hábito, según los Centros parael Control y la Prevención de Enfermedades, que también estimaque el tabaquismo cuesta a la economía 183.000 millones dedólares cada año.

Los fumadores que recibieron asesoramiento experimentado yparticiparon en programas para dejar de fumar en la redduplicaron la tasa de abandono del hábito tras 18 meses frente alos que sólo utilizaron el programa en internet.

Estos fueron los resultados que arrojó un estudio encabezadopor Amanda Graham, directora de desarrollo de investigaciones delInstituto Schroeder para Estudios de Política e Investigaciónsobre el Tabaco, en la American Legacy Foundation.

"Este es uno de los pocos grandes ensayos que han miradoconjuntamente el asesoramiento telefónico y online", dijoGraham a Reuters Health en una entrevista sobre el estudio,publicada en la revista Archives of Internal Medicine.

Los índices de tabaquismo han caído drásticamente, desdeaproximadamente el 30 por ciento de la población en1985, pero la mayoría de los fumadores aún hacen múltiplesintentos antes de dejarlo definitivamente.

De quienes intentaron renunciar al hábito sin medicación yasesoramiento, menos de un 5 por ciento lo consiguió, según elInstituto Nacional del Cáncer.

El asesoramiento telefónico ha demostrado ser una de lasherramientas más eficaces, señalaron los autores del estudio, ymuchos programas de asesoramiento telefónico ahora ofrecen uncomponente en internet.

El actual estudio usó QuitNet.com, un sitio de internetcreado en 1995 que tiene más de 60.000 usuarios mensuales. Aunqueser miembro "básico" es gratis, la versión "premium" cuesta 99,95dólares anuales.

Los investigadores asignaron a aproximadamente 2.000fumadores a uno de tres grupos: uno que recibía asesoramientotelefónico más una pertenencia a QuitNet que les permitía ponersefechas para dejarlo y seguir sus motivaciones; otro de quienesrecibieron sólo la participación premium en QuitNet; y un tercerocon quienes usaron una web creada para el estudio que ofrecióconsejos generales.

Tras 18 meses, el 15 por ciento de los participantes en elprimer grupo dijo que no fumaban desde el principio del estudio,frente al 8 por ciento de los usuarios del programa premium y el6 por ciento de los usuarios del básico.

"Hubo diferencias significativas, incluso aunque puedanparecer pequeñas", dijo Victor Strecher, profesor de saludpública en la Universidad de Michigan en Ann Arbor, que noparticipó en el estudio.

En el estudio, cinco de las llamadas de un asesor telefónicose concentraron durante el primer mes del proceso, un momento enel que hay más tendencia a recaer.

Strecher dijo que pensaba que tener que asistir a sesiones enpersona o recibir muchas llamadas telefónicas puede serdesalentador, pero que un número de llamadas menor podríaresultar un motivo alentador.

"Los fumadores tienden a ser rebeldes", indicó Strecher,señalando que por alguna razón a menudo no responden a unprograma agresivo. Pero poder usar la web a voluntad, junto conalguna llamada ocasional, parecía funcionar bien.

Más noticias de Política y Sociedad