Público
Público

La Asociación Contra el Cáncer pide endurecer la legislación antitabaco

EFE

La Asociación Española Contra el Cáncer ha pedido hoy endurecer la prohibición de fumar en lugares públicos, en especial de ocio y restauración, y ha criticado que ciertas regiones han entendido la ley de forma diferente o han primado intereses electoralistas, según su presidente, Francisco González-Robatto.

Para ciertos temas, "no debería haber diecisiete decisiones", ha señalado González-Robatto, favorable a una ley más dura para proteger a los fumadores pasivos, casi un diez por ciento de las víctimas mortales que se cobra el tabaco -alrededor de 6.000 al año-, y a los jóvenes.

Está científicamente probado que los ambientes libres de humo de tabaco evitan que los adolescentes comiencen a fumar, un hábito que mata a uno de cada tres consumidores, ha señalado la psicóloga experta en tabaquismo Belén Fernández.

La experta ha explicado que un reciente estudio realizado por la Universidad de Boston en Estados Unidos concluyó que los adolescentes que viven en ciudades con fuertes restricciones a fumar en locales públicos se inician menos en el tabaco y tienen un riesgo un 40 por ciento menor de convertirse en fumadores habituales.

La asociación también ha pedido a las autoridades que fomenten la prohibición total de la publicidad de tabaco, especialmente en los eventos deportivos internacionales, porque los jóvenes son muy vulnerables a estos mensajes.

La industria tabaquera sabe explotar muy bien el concepto de que "los que fuman son guays", lo que supone una amenaza para la salud de un gran porcentaje de jóvenes españoles, cuya edad media de inicio en el consumo de tabaco ronda los 13 años, uno menos que en el resto de la Comunidad Europea, ha recalcado González-Robatto.

El presidente de la Asociación Española Contra el Cáncer ha destacado que ese mensaje es erróneo porque cada vez más se deja de considerar el tabaco como un aval social y se le marca como un hábito rechazable: el 67 por ciento de los jóvenes no fuma, una cifra mayor que la de 2004.

La curva del número de fumadores varones comienza a descender, y entre los jóvenes, las mujeres fuman más que los chicos.

González-Robatto ha hecho hincapié en la responsabilidad de los padres fumadores: "si uno o los dos fuman, el niño puede inhalar entre treinta y cuarenta cigarrillos al año", y su hijo será más proclive a adquirir este hábito.

El próximo día 31 de mayo, Día Mundial Sin Tabaco, la Asociación Española Contra el Cáncer sacará a la calle 600 mesas informativas que ofrecerán caramelos por cigarrillos, repartirán postales con una viñeta antitabaco de Forges y guías para dejar de fumar.

Más noticias de Política y Sociedad