Público
Público

Los astronautas de la EEI logran sustituir un motor en la base de uno de los panales solares

EFE

El ingeniero Dan Tani y la comandante Peggy Whitson lograron hoy sustituir un motor situado en la base de uno de los grupos de paneles solares de la Estación Espacial Internacional (EEI), tras una caminata espacial de poco más de siete horas de duración.

Whitson y Tani iniciaron su misión a las 10.20 GMT y concluyeron la misma a las 17.06 GMT, según informó hoy la NASA.

En una arriesgada actividad extravehicular, ambos astronautas también tuvieron tiempo para inspeccionar una de las juntas rotatorias de los paneles solares.

El fallo fue detectado el pasado mes de diciembre en el sistema de orientación de las baterías solares, que son las que generan parte de la energía eléctrica que necesita el vehículo espacial para su funcionamiento.

El motor averiado se ocupa de orientar las baterías según la rotación del sol con el fin de que éstas reciban la mayor cantidad de rayos solares posible.

La principal preocupación de la NASA en la caminata espacial de hoy era evitar que Whitson y Tani recibieran un shock eléctrico para lo cual ambos esperaron que la Estación Espacial Internacional estuviera en el lado nocturno de la Tierra, momento en el que desconectaron todos los cables y retiraron el motor eléctrico.

Minutos después introdujeron el nuevo motor, denominado en inglés Bearing Motor Roll Ring Module (BMRRM) de alrededor de 90 kilos de peso, que estaba almacenado en la EEI.

En el momento en que el nuevo aparato comenzó a funcionar Whitson gritó: "Yee-haw! Excelente", a lo que el centro de control de la NASA en Houston contestó: "Ya estamos respirando. Muchas gracias".

La mayoría del trabajo llevado a cabo por ambos astronautas fue realizado en la oscuridad y los momentos que la EEI estaba sobre la luz del día de la Tierra aprovecharon para descansar.

La totalidad del proceso duró alrededor de tres horas, incluidas las pausas durante la luz del día.

Otras de las dificultades añadidas fue la de evitar que los paneles solares salieran despedidos ya que el citado motor es además una de las principales sujeciones de los mismos.

El único incidente de la jornada fue el hecho de que antes de salir al exterior, la NASA estuvo a punto de abortar el inicio de la caminata espacial debido a problemas de conexión de radio entre Whitson y Tani con la mesa de control en Houston, aunque el problema se solucionó utilizando un canal de emergencia.

Tras las labores desarrolladas en los paneles solares, los astronautas inspeccionaron la juntas rotatorias de los paneles situados en el lado derecho de la estación.

Durante una de las caminatas espaciales realizadas en octubre de 2007, el propio Tani encontró virutas metálicas en el mecanismo giratorio, que tiene alrededor de 3 metros, y que fueron trasladadas hasta el centro de la NASA en Houston para su análisis.

El papel de la junta rotatoria es girar 360 grados los paneles solares.

Se espera solucionar el problema de las virutas en cuatro caminatas espaciales adicionales que se llevarán a cabo este año y en las que está previsto retirarlas.

Esta ha sido la primera caminata espacial de Tani desde que su madre, de 90 años, muriera en un accidente automovilístico en las afueras de Chicago, antes de Navidad.

La NASA informó hoy de que Tani ha conseguido llevar el problema bien y que su trabajo no se ha visto afectado.

Este astronauta tenía previsto regresar a Tierra en diciembre a bordo del transbordador Atlantis, pero su vuelta se vio afectada por los problemas en varios sensores situados en el tanque de combustible exterior.

La NASA tiene ahora prevista la fecha del 7 de febrero tras sustituir uno de los sensores estropeados.

Más noticias de Política y Sociedad