Público
Público

Los astronautas prueban el brazo robótico del laboratorio japonés Kibo

EFE

Los astronautas Akihiko Hoshide y Karen Nyberg probaron y movieron hoy por primera vez el brazo robótico del laboratorio espacial japonés Kibo (Esperanza), adosado a la Estación Espacial Internacional (EEI) a comienzos de esta semana.

Mientras tanto, informó hoy la NASA, los astronautas Michael Fossum y Ronald Garan ultimaron los preparativos para la tercera y última caminata espacial de la actual misión del transbordador espacial Discovery, que se realizará mañana.

"La primera maniobra del brazo se ha llevado a cabo con éxito", dijo la NASA, que explicó que la misma consistió en moverlo ligeramente.

Se espera que el despliegue pleno del brazo, de diez metros de longitud, se lleve a cabo cuando el Discovery abandone la EEI la semana que viene.

Tampoco está previsto que se haga pleno uso del mismo hasta que no se instale la tercera parte del laboratorio japonés, un nuevo brazo robótico más pequeño y un añadido, que serán colocados el año que viene.

Durante la prueba llevada a cabo hoy, tanto Hoshide como Nyberg probaron la capacidad de flexibilidad del brazo.

A lo largo del viernes los astronautas de la EEI añadieron una unidad de almacenamiento en el interior del Kibo para ganar espacio, y que fue trasladada a comienzos de año a la EEI.

Cuando Kibo esté totalmente ensamblado se habrá completado un 71 por ciento de los trabajos de la EEI y quedarán siete misiones de construcción pendientes.

La NASA quiere que la Estación Espacial esté totalmente acabada para finales de septiembre del 2010, cuando prevé retirar su flota de transbordadores.

El avituallamiento y el relevo de tripulaciones del complejo en órbita será realizado por las cápsulas rusas Soyuz hasta su sustitución por las nuevas naves estadounidenses del programa Constellation a partir de 2015, según los planes de la NASA

Kibo, que tiene el tamaño de un autobús, se sumó en la actual misión del Discovery al módulo Columbus de la Agencia Espacial Europea instalado en febrero de este año.

El laboratorio japonés, que es cuatro metros más largo que el Columbus y tiene una extensión dos metros superior a la del laboratorio Destiny de EE.UU., cuenta con 23 plataformas para investigaciones sobre medicina espacial, biología, observaciones de la Tierra, producción de materiales, biotecnología y comunicaciones.

Más noticias