Público
Público

Un atentado en Argelia acaba con la vida de 24 gendarmes

El ataque es reclamado por la rama de Al Qaeda en el Magreb

EFE

Veinticuatro gendarmes murieron anoche en una emboscada tendida por un grupo de terroristas islamistas en la provincia de Bordj Buarreridj, a 150 kilómetros al este de Argel, informan hoy los diarios en árabe Echorouk y Ennahar. Las víctimas formaban parte de la escolta de un grupo de trabajadores chinos que construyen la autopista este-oeste y fueron sorpredidas por la explosión de dos bombas camufladas en la carretera seguidas de fuego graneado de fusiles automáticos.

La emboscada tuvo lugar en la carretera nacional número 5 cerca de la localidad de Mansurrah. Los 24 gendarmes, que viajaban en seis vehículos todoterreno, murieron en el acto y los autores del ataque se apoderaron de sus armas, sus uniformes y sus equipos de comunicación antes de prender fuego a los cadáveres y a los automóviles.

El diario Echourouk, que cita a testigos, indicó que varias unidades de refuerzo del Ejército se desplegaron en la zona apoyadas por helicópteros de combate pocos minutos después de la emboscada. Los militares pusieron en marcha una amplia operación de rastreo en busca de los autores del ataque sin resultados hasta el momento.

Se trata del atentado más grave perpetrado en Argelia desde agosto del pasado año cuando un terrorista suicida hizo explotar su vehículo contra la Escuela de Gendarmería de Les Issers, en la región de la Cabilia, causando la muerte a 43 personas y heridas a otras 45.

Este atentado, como el conjunto de acciones similares cometidas en Argelia desde abril de 2007, fue reivindicado por la organización terrorista Al Qaeda para el Magreb Islámico (AQMI).

En las últimas semanas la rama de Al Qaeda en el Magreb ha utilizado cometido varios ataques mediante emboscadas en diversas zonas del país magrebí. El pasado 20 de mayo cinco gendarmes fueron asesinados en una emboscada en la provincia de Medea, a cerca de 120 kilómetros al sur de Argel. Tras el ataque los agresores se apoderaron igualmente de las armas, los uniformes y los equipos de comunicación de las víctimas antes de emprender la huida.

Más noticias de Política y Sociedad