Público
Público

El Athletic está obligado a ganar y además sobre hierba artificial

EFE

El Athletic Club encarará hoy el partido de vuelta de la Q3 de la Liga Europa ante el Young Boys suizo con la obligación de ganar el encuentro para poder superar el 0-1 de la ida en San Mamés y, además, a hacerlo sobre césped de hierba artificial, lo que le otorga aún más dificultad a la ya complicada tarea de remontar una eliminatoria a domicilio.

Al equipo bilbaíno este primer compromiso de la nueva competición europea sustituta de la UEFA le ha llegado a contrapelo, demasiado pronto, todavía en pretemporada y casi sin haber completado un mínimo de preparación necesaria para hacer frente a un curso de competición oficial.

Notaron en demasía los de Joaquín Caparrós la diferencia de chispa en el partido de ida ante un rival mucho más rodado y que cuenta casi por alegrías las cosas que le están sucediendo en este inicio de campaña 2009-2010.

El Young Boys ha comenzado el año futbolístico pletórico, con tres victorias y un empate en su liga, que aunque no es de las grandes del panorama europeo sí tiene cierto nivel. Un triunfo en casa en la última jornada, la cuarta, ante un equipo de renombre, el Grasshopper, le ha permitido seguir con la racha que le mantiene en cabeza de la clasificación.

A las dificultades que suponen enfrentarse a un rival en buen momento de moral, juego y resultados, el Athletic suma la del césped del Stade Suisse Wankdorf (con capacidad para 32.000 espectadores), donde tiene que jugar. Es un terreno de hierba artificial que ha obligado al conjunto bilbaíno a entrenar los dos últimos días en un campo similar para intentar adaptarse.

El piso más rápido del campo bernés quizás le obligue también a variar su habitual manera de jugar, a dejar el fútbol directo para intentar uno más combinativo y en corto. En el apartado defensivo, parece que presionará ya desde la salida el inicio del juego rival.

El Athletic ha viajado a Berna, a donde ha llegado sin mayores vicisitudes y donde se ejercitará esta tarde a la misma hora del partido de hoy y en el mismo escenario de disputa.

A Suiza ha viajado el conjunto vasco con la duda del estado físico de Fran Yeste, que sufrió un leve esguince en el tobillo derecho, y sin David López, el fichaje más consensuado en los últimos años en el club rojiblanco y descarte por decisión técnica en uno de los encuentros más decisivos que tiene que acometer su equipo.

Si, como parece, se recupera Yeste, Caparrós podría repetir el equipo de hace una semana, prácticamente su equipo tipo titular, el conformado por Iraizoz; Iraola, Ocio, Amorebieta, Castillo; Susaeta, Orbaiz, Javi Martínez, Yeste; Toquero y Llorente.

No es descartable, no obstante, que el sevillano opte ya desde el principio por algunos de los jóvenes con los que está contando, el todavía juvenil Iker Muniain, que en la ida batió el récord de precocidad del club, o el fichaje llegado del Alavés Oscar de Marcos, de los más destacados y máximo goleador en la pretemporada.

El conjunto dirigido por el bosnio Vladimir Petkovic, que dio descanso a sus delanteros en el partido liguero del fin de semana, también podría repetir el once que tan buen resultado le dio en la ida, el ofensivo 3-4-3 con Wölfli; Ghezal, Dudar, Mardassi; Sutter, Hochstrasser, Yapi, Degen; Marco Schneuwly, Doumbia y Regazzoni.

Alineaciones probables:

Athletic Club: Iraizoz; Iraola, Ocio, Amorebieta, Castillo; Susaeta, Orbaiz, Javi Martínez, Yeste; Toquero y Llorente.

BSC Young Boys: Wölfli; Ghezal, Dudar, Mardassi; Sutter, Hochstrasser, Yapi, Degen; Marco Schneuwly (Frimpong, min.84), Doumbia (Pasche, min.93) y Regazzoni (Affolter, min.76).

Árbitro: Alon Yefet (ISR).

Campo: Stade Suisse Wankdorfde Berna.

Más noticias de Política y Sociedad