Público
Público

Audi fabricará su modelo Q3 en la planta de Seat en Martorell

Tras semanas de duras negociaciones, la decisión de Volkswagen  aliviará la situación de los trabajadores de la fábrica catalana

GLÒRIA AYUSO

Volkswagen ha anunciado su decisión de adjudicar la producción del todoterreno de Audi, el Q3, a la planta de Seat en Martorell (Barcelona). La multinacional alemana lo ha comunicado a través de la intranet de su filial Audi. Será la primera vez que una panta española fabrica un modelo de Audi.

El presidente de Audi, Rupert Stadler, afirma que la resolución final se basa en "el rendimiento de la planta española, la alta calidad en la producción y la cualificación de la plantilla". Stadler asegura que la opción de Martorell permitirá garantizar 1.200 puestos de trabajo, a la vez que también asegura el empleo en otras factorías de Audi.

La adjudicación llega después de que el ministro de Industria, Miguel Sebastián, intermediaria en la decisión de Volkswagen. Sebastián viajó a la sede del grupo en Wolfsburg en Alemania y se entrevistó con su presidente, Martin Winterkorn. El consejo de Ministros aprobó además el viernes 100 millones de euros de ayudas enmarcadas en el Plan de Competitividad a la planta de Martorell.

La plantilla ha accedido a un año de congelación salarial para que Seat pudiera ser finalmente la planta elegida para el nuevo modelo, que empezará a fabricarse a mediados de 2011 con una producción anual de 80.000 unidades, según el propio presidente de Audi. El conjunto de inversiones será de 300 millones de euros.

El Q3 se erige así como balón de oxígeno para Seat, en un momento especialmente complicado para la industria de la automoción en todo el mundo. La dirección de la filial española de VW había exigido a la plantilla la necesidad de congelar los salarios para contener costes, así como prolongar el ERE temporal para salvar el excedente de 1.500 empleos, que previsiblemente quedará ahora solventado con el nuevo modelo.

Martorell competía con otras plantas del grupo VW; la situada en Bratislava (Eslovaquia), y otra de Alemania, que se había relevado como firme candidata porque la plantilla estaba ejerciendo una presión fuerte para que el modelo se quedará allí.

Más noticias de Política y Sociedad