Público
Público

La Audiencia juzga mañana al hombre que empujó al metro de Carabanchel a una joven que perdió la pierna

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Audiencia de Madrid juzgará mañana al acusado de empujar en octubre de 2005 a las vías del metro de Carabanchel a la joven Miriam Alonso, que perdió una pierna, hechos por los que la Fiscalía pedirá 7 años de cárcel o su internamiento en un centro psiquiátrico penitenciario durante 14 años y medio.

En el juicio, que se celebrará ante la sección vigésimo tercera de la Audiencia Provincial de Madrid, el fiscal reclamará la citada pena para Jorge Ramos, de 25 años, al que imputa un delito intentado de asesinato con la circunstancia atenuante de anomalía psíquica ya que éste padece esquizofrenia paranoide.

Asimismo, el fiscal solicita que el acusado indemnice a la víctima con 457.059,77 euros por las lesiones y las secuelas causadas y a la Mutua Patronal de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales número 275, que abonó los gastos hospitalarios, con 23.641 euros.

La acusación particular reclama por su parte 7 años y medio de prisión para el acusado o su internamiento en un centro psiquiátrico penitenciario durante 15 años, mientras que la defensa solicita su libre absolución o también que se le interne en un centro.

Según el escrito de conclusiones provisionales del fiscal, los hechos ocurrieron sobre las 20:00 horas del 4 de octubre de 2005, cuando el procesado se encontraba en el andén uno de la estación de metro de Carabanchel, con dirección hacia Casa de Campo, esperando la llegada del convoy y observando que Miriam también se encontraba esperando el metro.

"Decidido a acabar con la vida de Miriam y a pesar de que no la conocía absolutamente de nada, en el momento que vio que el convoy del metro entraba en la estación, le propinó un fortísimo empujón arrojándola a las vías, por lo que el conductor del convoy, ante lo inesperado de los hechos, no pudo frenar el tren, arrollando de este modo a Miriam", detalla el escrito.

Como consecuencia de la agresión, la joven sufrió la amputación de la pierna izquierda y de un dedo del pie derecho, así como lesiones que le han dejado múltiples cicatrices por todo su cuerpo y una incapacidad para realizar las actividades habituales de la vida diaria y laboral, requiriendo ayuda parcial de una tercera persona.

El fiscal también subraya que el acusado -preso desde que ocurrieron los hechos- padece "esquizofrenia paranoide con ideas delirantes y alucinaciones que limita de manera severa su capacidad intelectiva y el control de los impulsos" y destaca que la motivación del hecho cometido se inscribe dentro de su "trama delirante".

Más noticias en Política y Sociedad