Público
Público

Aumentan a 419 los fallecidos por el tifón "Parma" en Filipinas

EFE

Al menos 419 personas murieron tras el paso por el norte de Filipinas del tifón "Parma", superando la cifra de 341 fallecidos por la tormenta tropical "Ketsana", que hace tres semanas arrasó la isla de Luzón e inundó el 80 por ciento de Manila.

Según el último recuento oficial divulgado hoy por el Centro Nacional de Coordinación de Desastres, la mayoría de las víctimas mortales se produjeron por corrimientos de tierras en la región de Cordillera y sobre todo la provincia de Benguet, 250 kilómetros al norte de la capital.

Además, 51 personas están desaparecidas y otras 184 heridas de distinta gravedad.

"Parma", que a lo largo de diez días tocó tierra hasta tres veces en la mitad norte de Luzón, derrumbando más de 4.000 casas y causando daños en infraestructuras y cosechas valorados en 10.430 millones de pesos (casi 225 millones de dólares).

Cerca de 75.000 evacuados siguen en centros de acogida y el número de damnificados supera los tres millones.

Una semana antes de la llegada de "Parma", la tormenta tropical "Ketsana" vertió en apenas unas horas sobre Manila y 25 provincias de Luzón una cantidad de lluvia muy superior a la media mensual en esta época del año, batiendo el anterior récord de 1967.

De entre las más de 700 víctimas mortales por ambas tragedias, 88 perdieron la vida por leptospirosis, una enfermedad asociada al agua contaminada.

Las autoridades filipinas estiman que el valor total de los daños causados por los dos temporales superarán los 450 millones de dólares, y el Gobierno ha creado una comisión que determinará la cantidad de ayuda que se pedirá a los donantes internacionales.

Varios expertos han identificado el chabolismo descontrolado como el principal factor de estos desastres naturales que afectan a Filipinas, donde han quedado en evidencia el pésimo estado de las infraestructuras y la falta de preparación y medios de los que dispone las autoridades para responder a las emergencias.

Por otra parte, los meteorólogos filipinos advirtieron esta mañana de que un nuevo tifón, "Lupit", avanza hacia el archipiélago y podría tocar tierra a mediados de la próxima semana con vientos huracanados de 230 kilómetros por hora.

Las autoridades han puesto bajo una nueva alerta a todo el norte de Luzón y se realizarán evacuaciones preventivas durante el fin de semana.

Entre 15 y 20 tifones y un sinfín de temporales y sistemas de baja presión suelen pasar cada año por Filipinas durante la estación lluviosa, que transcurre entre junio y diciembre.

Más noticias de Política y Sociedad