Público
Público

Aumentan a nueve los fallecidos en las explosiones en el depósito de municiones de Albania

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El número de fallecidos en las explosiones registradas ayer en un depósito de municiones cercano a Tirana aumentó a nueve, después de que los soldados que participan en las labores de rescate encontraran hoy cuatro cadáveres bajo los escombros, según las autoridades albanesas.

Sigue sin saberse cuántas personas permanecen desaparecidas tras la explosión múltiple, aunque el primer ministro de Albania, Sali Berisha, aseguró que faltan diez trabajadores de la lista de empleados de ese turno.

Berisha explicó que cientos de policías y unos 500 militares albaneses han iniciado dos operaciones paralelas: una de búsqueda y rescate de los supervivientes y otra de desmilitarización de la zona del siniestro.

"En la zona de riesgo trabaja, además, una unidad militar estadounidense y se espera pronto la llegada de especialistas daneses y noruegos", dijo el jefe del Gobierno.

Miles de proyectiles de artillería estallaron el sábado en un almacén de recogida y desmantelamiento de armamento situado en la población de Gërdec, en las cercanías de Tirana.

Además de los muertos y unos 245 heridos, 318 viviendas, negocios y fábricas privadas quedaron totalmente destruidos, 185 con daños graves y otros 1.800 con desperfectos pequeños o medianos, indicó Berisha.

Prometió que el Gobierno asumirá los costes de reparación de estos daños y anunció que, además, se abrirá una cuenta bancaria para que los ciudadanos se solidaricen y ayuden económicamente a los afectados.

Berisha agradeció el apoyo ofrecido por los gobiernos de los Estados Unidos, Francia, Alemania, Italia, Grecia, Turquía, España, Suiza, Croacia, Kosovo y Macedonia, así como organizaciones de ayuda internacionales.

Cinco heridos graves fueron trasladados hoy en aviones medicalizados griegos a ese país y otros cuatro a Italia.

El suceso tuvo lugar a pocas semanas de la cumbre de la OTAN en Bucarest, en la que Albania aspira a recibir la invitación para ingresar en la organización.

"No creo que tal accidente, que desafortunadamente ha ocurrido también en países desarrollados, impida que recibamos la invitación", señaló Berisha.

Destacó que los países de la OTAN reconocen el problema del viejo armamento almacenado en Albania desde la época comunista y muchos de ellos están subvencionando programas para su destrucción.

"Son más de 100.000 pertrechos fuera de uso, de origen ruso, chino y albanés, que deben ser destruidos", agregó.

La dimensión de las explosiones fue tal que los habitantes de la zona han comparado éstas con las de una bomba atómica, mientras ráfagas de proyectiles y piezas de armamento caían como lluvia sobre sus casas.

"En un segundo pensé que había llegado el fin del mundo. Los platos volaron por el aire, los cristales se rompieron y la gente se puso a gritar", declaró al diario "Panorama" un camarero de un bar de la zona.