Público
Público

Australia descubre la realidad latinoamericana a través del cine

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Tercer Festival de Cine Latinoamericano de Sidney, concluyó hoy, tras lograr su objetivo: mostrar una visión más cercana a la real y distinta a la que tiene el público de Australia sobre ese continente.

"América Latina es una región rica, es preciosa, y sin embargo la gente sólo nos conoce por nuestras problemáticas", se lamentó a Efe una de las organizadoras del festival, Sandra Morales.

Nos obstante, Morales se mostró satisfecha de que este festival haya enseñado a Australia "cómo es verdaderamente" América Latina, un lugar en el que "también se hace cine, se hace cultura".

Una veintena de voluntarios trabajaron a lo largo de casi todo el año para ofrecer, durante once días, en tres salas de cines de la ciudad, un total de diez largometrajes, diecisiete documentales y quince cortometrajes.

Durante la muestra se exhibieron filmes contemporáneos, tanto comerciales como de arte y ensayo, que expusieron las realidades sociales y económicas que se viven en algunos de los países latinoamericanos, grandes desconocidos para el australiano de a pie.

"Este es un festival sin ánimo de lucro, el dinero que recaudamos lo destinamos a comunidades de América Latina, a organizaciones de justicia social, de medioambiente, de desarrollo comunitario, etcétera, y todo el mundo, los organizadores y otros veinticinco voluntarios, tenemos nuestros propios trabajos con los que nos ganamos la vida", dijo Morales.

El festival nació hace tres años a partir de un proyecto concebido por el australiano Mark Taylor, quien regresó de un viaje a Argentina con la idea de que tenía que hacer algo para ayudar a América Latina después de ver que la situación en el continente era "muy difícil", explicó Morales.

La organización cree que este año es muy posible que el festival dé lugar a un acuerdo de cooperación entre Australia y Colombia, tras el éxito que ha cosechado el documental titulado "El corazón", que narra la historia de "dos parejas que viven en una sociedad cuyo órgano más vital está gravemente herido",

El argumento de este documental colombiano, dirigido por Diego García Moreno, gira en torno a las vicisitudes de un soldado, herido en el corazón por la metralla de una mina, y su relación con el médico que le salva, Francisco Gómez, director del grupo de cirugía cardiovascular del Hospital San Vicente de Paúl, en Medellín.

El festival invitó al pase del documental al director de cirugía de cardiotorácica del Hospital de Saint Vincent de Sídney, Phillip Spratt, a quien le impresionó conocer que en el hospital de Medellín en un periodo de unos cuatro años se operó a corazón abierto a más de mil pacientes, algo que en hospitales de países desarrollados, en los que no hay violencia ni guerras, no se hace ni en 20 años.

Spratt se interesó por conocer personalmente al doctor Gómez, y los organizadores del festival han puesto en marcha un proyecto para conseguir que los hospitales de Medellín y de Sydney, encuentren una formula de colaboración en materia médica.

Otro éxito del festival, según señaló Morales, han sido las sesiones de "Microcinema", durante las que los documentales fueron presentados por sus propios directores, que participaron después en las mesas redondas abiertas al público.

"Hubo muchísima participación y se cumplió el objetivo del festival, crear conciencia social, mirar a América Latina de una forma diferente, cambiar nuestra percepción de las cosas, porque Latinoamérica sólo cambiará así, si nosotros evolucionamos como seres humanos", consideró Morales.

La película colombiana "Buscando a Miguel", una comedia negra que aborda muchas facetas de la sociedad colombiana y que fue presentada por su director, Juan Fischer, fue una de las películas que más cautivó al público australiano.

Además de Fischer, al festival de Sídney también asistió Josiah Hooper, director de la coproducción salvadoreña-estadounidense, "Frutos de la guerra", y el productor argentino Gonzalo Jacobi, con la obra dirigida por su hermano Silvestre en Jamaica, "Roots time" (Tiempo de raíces).