Público
Público

El autobús del Dépor, recibido por una lluvia de botellas a su llegada a Balaídos

EFE

El autobús que trasladaba al Deportivo de la Coruña ha sido recibido a su llegada a Balaídos por una lluvia de objetos, sobre todo botellas de cristal, que caían desde donde estaban situados los aficionados más radicales del Celta de Vigo, lo que ha obligado a la Policía Nacional a intervenir.

Un incidente que puede considerarse el único que se ha vivido en la previa del clásico gallego, ya que los seguidores del Dépor que se desplazaron a Vigo no tuvieron demasiados problemas para entrar en el estadio, a pesar de que llegaron caminando desde la estación de Guixar.

Durante el partido, los aficionados del Celta no han parado de dedicarle gritos a su eterno rival, así como a la mayoría de los deportivistas que estaban ubicados en la grada de Río Alto.

Además, en la recta final de la primera parte, el colegiado catalán Miranda Torres tuvo que apercibir al delegado de campo con la suspensión después de que al internacional mexicano del Deportivo, Andrés Guardado, le cayese una botella de plástico cuando intentaba sacar un córner.

Más noticias de Política y Sociedad