Público
Público

El autor de 'Diario de un skin' afirma que varios acusados eran de Hammerskin

El periodista y escritor afirma que varios de los acusados pertenecían a la banda neonazi en la que se infiltró

EFE

El periodista y autor del libro Diario de un Skin, conocido por el seudónimo Antonio Salas, ha afirmado hoy en el juicio a 15 presuntos miembros de Hammerskin que se sigue en la Audiencia Provincial de Madrid, que varios de los acusados pertenecían a la banda neonazi en la que se infiltró.

Salas, que ha comparecido como testigo protegido, ha reconocido que trató "personalmente" con alguno de los acusados durante el año que estuvo infiltrado en grupos de skinheads de extrema derecha para realizar un reportaje que fue emitido en el programa de Telecinco Historias de Hoy el 16 de marzo de 2002.

El periodista ha explicado que no mantuvo con ellos una relación continuada porque investigó simultáneamente a varias organizaciones de toda España, pero que coincidió con varios de ellos en manifestaciones, conferencias y conciertos en los que se exaltaba el nacionalsocialismo, así como en estadios de fútbol.

"El tipo de música que escuchaban, la estética y todo incitaba a la violencia. Los tatuajes de sus cuerpos hablan por sí mismos", ha apuntado Salas, que ha explicado que para ser candidato a entrar en el grupo había que ser "de raza blanca y nacionalsocialista".

Salas ha explicado que se puso en contacto con miembros de Hammerskin-España a través de uno de los responsables del grupo de aficionados radicales del Real Madrid Ultrasur y que llegó a contactar con miembros de la organización de Alemania y Portugal.

El testigo acudió a tres conciertos, uno de ellos organizado por esta banda, en los que, según el informe del fiscal, podían escucharse letras que defienden la supremacía de la raza blanca y promueven a la discriminación, el odio y la violencia hacia determinados colectivos.

"Se publicitaban de manera muy clandestina. No se especificaba el lugar hasta el último momento", ha señalado.

Salas ha reconocido que estuvo en dos ocasiones en La Bodega, donde según el Ministerio Fiscal se reunía la banda, y que en la puerta podía leerse "Whites only" ("Sólo blancos").

"Sólo entré una vez con la cámara oculta. Me imponía porque estaba infiltrado y era una situación bastante peligrosa", ha apuntado.

También fue testigo, desde lejos, de una agresión a un "muchacho negro" y de otros actos en los que ha asegurado que no participó nunca ya que "ningún reportaje justifica la agresión a una persona inocente o no inocente".

Salas ha contado que rompió la relación con esta banda después de que un jefe de Policía le delatara a un miembro de Hammerskin-Epaña y que desde la emisión del reportaje recibe amenazas e insultos.

Este grupo fue desmantelado en febrero de 2003 a partir de la operación Puñal desarrollada por la Guardia Civil en las provincias de Madrid, Barcelona, Valencia y Guadalajara a raíz de diversos ataques racistas que tuvieron lugar en la Universidad Complutense y en varias localidades madrileñas en los meses anteriores.

En los registros realizados tras las detenciones, se encontraron en los domicilios de los acusados, uno de ellos militar profesional, puños americanos, hachas, bates de béisbol, pistolas de aire comprimido y de fogueo, así como diverso material con simbología nazi, banderas con esvásticas, documentación antisemita y películas que enaltecen las figuras de Adolf Hitler y Benito Mussolini.