Público
Público

La banca tiene que adaptarse para crecer, dice Fernández Ordóñez

Reuters

Las entidades financieras españolas, que en su mayor parte han logrado sobrevivir hasta ahora a la crisis global, deben adaptarse y adoptar nuevas estrategias para volver a la senda de un crecimiento sostenible, dijo el viernes el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez.

"La mayoría de las entidades de crédito de nuestro país, a pesar de no tener los problemas que se han observado en otros países, debe afrontar el reto ciertamente apremiante de adaptarse a un nuevo escenario en el que serán necesarias nuevas estrategias para obtener rentabilidades que garanticen su futuro en el medio y largo plazo", manifestó Fernández Ordóñez.

Como consecuencia de la crisis financiera de la década de los 80, el Banco de España adoptó una política rigurosa de regulación que ha contribuido a que las entidades tengan ahora mismo un menor perfil de riesgo, centradas en un modelo de negocio bancario más comercial.

Además, el sistema regulatorio español penaliza con elevadas provisiones la inversión en productos estructurados de forma que desincentiva su uso.

Pese a las elevadas exigencias de coberturas, incluso en períodos de bonanza, es cierto que las tasas de morosidad se han convertido en uno de los principales problemas del sistema financiero español debido a la alta exposición del sector financiero español al negocio constructor.

"La rentabilidad de las entidades españolas en los últimos años se ha basado en gran medida en la intensa expansión de la actividad financiera, pero todas las perspectivas apuntan a que, tras la crisis, el crecimiento de la actividad se situará en unos niveles inferiores a los de la zona de máximos de 2007", vaticinó Fernández Ordóñez en San Sebastián donde participó en un curso sobre la "crisis global".

Por ello, el gobernador del Banco de España hizo un llamamiento para que las entidades con mayores dificultades adopten "con urgencia medidas decididas para tratar de recomponer su viabilidad en el corto y medio plazo".

Hasta el momento, Caja Castilla-La Mancha ha sido la única entidad intervenida por parte del Banco de España.

El Gobierno aprobó a finales de junio el denominado Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), creado con el objetivo de gestionar los procesos de fusión de las entidades de crédito y de contribuir a reforzar sus recursos propios.

"No creo que (el FROB) sea el asunto mas relevante. En el contexto actual lo verdaderamente importante es que el grueso de nuestro sistema financiero, esa amplia mayoría de entidades bien gestionadas, eficientes y rentables, comprendan que para lograr resultados como los del pasado, probablemente serán necesarias nuevas estrategias y un esfuerzo por dimensionar y racionalizar el sector bancario de nuestro país", agregó.

Más noticias de Política y Sociedad