Público
Público

Báñez dice que la reforma laboral ya da "frutos" pese al aumento del paro

La ministra de Empleo insiste en que el Gobierno no tocará las prestaciones por desempleo ni las pensiones, por ser sus "líneas rojas" en la senda de los recortes

IÑIGO ADURIZ

El pasado 10 de febrero el Gobierno aprobó la reforma laboral que entró en vigor tres días después y que, según el Ejecutivo, tenía como objetivo principal crear empleo. Ese mes el paro aumentó en 112.269 personas y en el siguiente, en 38.769 desempleados. Pues bien, a pesar de la contundencia de estas cifras, la ministra de Empleo ha sostenido esta tarde en el Senado que la nueva normativa "ha empezado a dar sus frutos".

Para defender esa tesis la ministra se ha apoyado en los datos de los ERE y demás despidos colectivos contabilizados desde principios de año. Según ella, "medidas colectivas extinctivas" de puestos de trabajo. Báñez ha explicado que en los primeros meses de este 2012 se han reducido ese tipo de despidos en un 12%, a pesar de que en el mismo periodo del año anterior se incrementaron en un 68%.

"Tenemos buenos datos. La reforma laboral está empezando a dar resultados", ha asegurado la ministra durante su turno de respuesta a la interpelación pronunciada por el senador socialista, Juan Francisco Martínez-Aldama. Este había acusado al Gobierno de poner en marcha un marco laboral "de estilo asiático", por impulsar con su reforma la bajada de salarios y reducir, según ha dicho, los derechos de los trabajadores. "Lo único asiático que hay aquí son las chinitas que ponen los socialistas en el camino del Gobierno", se ha defendido Báñez.

El Ejecutivo, ha añadido la ministra, está adoptando "soluciones eficaces para el país", como la propia reforma laboral que, según ella, es una "reforma para el empleo, y para que el despido sea el último recurso". Se trata de "volver a emplear a través de la flexibilidad". 

Aldama, por su parte, ha emplazado al Gobierno a "pedir perdón". Porque, según ha dicho, desde que Mariano Rajoy llegó a La Moncloa ha aumentado el número de desempleados, ha caído la bolsa y ha subido la prima de riesgo. "No han creado confianza", ha afirmado el senador socialista, que ha concluido que el PP "no tenía ningún plan para la crisis". El parlamentario ha ido más allá, y ha llegado a acusar al Ejecutivo de estar "amargando la vida de los españoles". 

En respuesta a una pregunta anterior de la senadora socialista Maru Menéneez, la ministra de Empleo ha querido dejar claro que las "líneas rojas" que el Gobierno no tocará a pesar de la crisis son las prestaciones por desempleo y las pensiones.

Más noticias de Política y Sociedad