Público
Público

El bar donde nació el día del orgullo gay cumple 40 años

Una agresión homófoba en el Stonewall Inn desató el movimiento igualitario

ISABEL PIQUER

Empezó hacia las dos de la mañana, el 28 de junio de 1969. El propietario de un Wolkswagen aparcado en la calle Christopher, en el Village de Nueva York, llamó a la Policía para quejarse de que estaban zarandeando su coche. Los jóvenes salían del Stone-wall Inn, un bar propiedad de la mafia que solía frecuentar la comunidad homosexual. Los enfrentamientos degeneraron en seis días de disturbios que marcaron el inicio de un movimiento que todavía lucha por la igualdad de derechos.

Hoy, el 40 aniversario de las primeras manifestaciones, coincide con la celebración del orgullo gay en todo el mundo. El rechazo al matrimonio homosexual en California y las reticencias del Gobierno de Barack Obama por normalizar la situación, han impulsado la lucha del movimiento LGBT (Lesbianas, Gay, Bisexuales y Transexuales) en EEUU.

"Pasé toda mi adolescencia en el Stonewall Inn. Para mí era como las juventudes católicas, sólo que bailabas con gente de tu mismo sexo", cuenta Tommy Lanigan-Schmidt, de 61 años. "El sitio era mágico, algunos lo consideraban un tugurio pero era un refugio porque el mundo exterior significaba la muerte", recuerda.

El bar funcionaba como un speakeasy (un local clandestino). "Te ojeaban por la mirilla para asegurarse de que eras de los suyos", rememora otro antiguo cliente, Peter Fiske. "Tenía dos grandes salas de baile y no cerraba hasta las ocho de la mañana", añade. La mafia, en las oficinas del primer piso, dirigía una red de prostitución. De los disturbios y las manifestaciones, salió entre otros, el Frente de Liberación Gay,uno de los primeros colectivos en defender la causa homosexual.

El aniversario se hubiera quedado en sólo una foto de no ser por la Propuesta 8, la enmienda aprobada en las elecciones de noviembre que anula el matrimonio homosexual ratificado en 2008 en California. De pronto, el abismo generacional que separa a los manifestantes de los setenta y a las nuevas generaciones se ha unido en una misma reivindicación. "Después de la Propuesta 8 muchos jóvenes que nunca tuvieron la energía de protestar, se movilizan", dice en la revista New York Magazine, Corey Johson, uno de los organizadores de las recientes protestas.

Obama tiene previsto recordar los 40 años del Stonewall Inn en un encuentro mañana en la Casa Blanca con las principales organizaciones del movimiento LGBT. No todas están muy satisfechas con la política del presidente, que juzgan demasiado tímida. Un ejemplo: en el ejército sigue imperando la política del dont ask, dont tell ("no preguntes y no te diré").

En Nueva York, una ley apadrinada por el gobernador del estado para legalizar el matrimonio gay ha sido aprobada por una de las dos cámaras del Parlamento local pero sigue estancada en la otra. Un sondeo reciente, de la universidad Quinnipiac, decía por primera vez que los neoyorquinos están a favor (51%). Sólo cinco estados han aprobado las bodas homosexuales en EEUU.