Público
Público

Barcelona y Girona no se acogen al plan de proveedores del Gobierno

EFE

Los proveedores con facturas pendientes con los ayuntamientos catalanes han comenzado a cobrar sus deudas dentro del plan de pago impulsado por el Gobierno, aunque grandes consistorios como Barcelona o Girona han quedado fuera de dicho plan porque se autoexcluyeron al tener ya saneadas sus cuentas.

Barcelona está pagando a los proveedores a menos de 40 días con el objetivo de que sean 32 a final de año.

Según fuentes municipales, cuando en marzo se cerró el plazo para acceder a la línea de crédito, el Ayuntamiento solo tenía pendientes cinco facturas que sumaban 1.000 euros y que no se habían pagado porque no se localizaba a los proveedores.

Por su parte, el Ayuntamiento de Girona tampoco tuvo que acogerse al plan, cuyas deudas a proveedores ascendían a 15 de marzo de 2012 a 244.000 euros. Esos pagos pendientes a un total de 44 proveedores ya se han iniciado, según ha informado el consistorio a Efe.

Al margen de estos dos ejemplos, hay otros municipios catalanes que sí que se han acogido al plan. Es el caso de Tarragona, consistorio del que 319 proveedores cobraron ayer o lo harán hoy, según el concejal de Hacienda, Pau Pérez (PSC).

El consistorio firmó el jueves pasado el crédito de 19,8 millones con los 11 bancos que participan del préstamo gubernamental.

Eso sí, el ayuntamiento no recibirá el dinero, sino que los once bancos lo ingresarán directamente a las 319 empresas. El préstamo es a diez años, aunque el consistorio podría negociar una ampliación.

Por su parte, el pasado martes, 29 de mayo, el Ayuntamiento de Reus (Tarragona) empezó a pagar a sus proveedores, un total de 771 -incluidas las empresas de capital 100% municipal-, a quienes se adeudan 36,7 millones, según el alcalde, Carles Pellicer (CiU).

Desde el Ayuntamiento de Lleida han informado de que a fecha de hoy se han pagado los 18,7 millones de euros, que era el importe al que ascendía su deuda con proveedores a 31 de diciembre de 2011.

El municipio gerundense de Blanes se había acogido a las medidas del Gobierno para sacar adelante unas facturas por 14 millones de euros, principalmente al proveedor Fomento de Construcciones y Contratas por el servicio de recogida de basuras entre 1995 y 2010.

Las dos partes estaban en pleitos por este asunto, pero la línea de crédito ministerial conllevó un acuerdo para resolver el pago por una cifra final de 10 millones de euros.

El total de facturas pendientes de cobro anteriores al 1 de enero de 2012 ascendía a 1.219 para un total de 272 proveedores que incluyen, además de a FCC, a otras empresas e instituciones.

Sin embargo, Blanes ha informado de que la cifra final que se trasladó al Gobierno fue de 13.765.753,79 euros. Numerosos proveedores, según la misma fuente, han acudido hoy a los bancos asignados para cobrar sus deudas.

Más noticias de Política y Sociedad