Público
Público

Las barricadas se apagan solas en la cuenca

La policía apenas ha hecho acto de presencia durante una jornada de huelga que los mineros esperaban muy conflictiva y que ha conseguido un paro prácticamente total

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Antes de que amaneciera este lunes, el día de la huelga general en las cuencas por la retirada de los fondos públicos al carbón, cientos de mineros ya tenían todo preparado para lo que se esperaba como una jornada especialmente conflictiva.

Tras tres semanas de paros en los que se han repetido los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, los trabajadores esperaban que hoy la ofensiva fuera más intensa. Con las dotaciones de antidisturbios trasladados desde Madrid y otros puntos de España, y tras la escalada de la conflictividad en los últimos días, han decidido hacer de la mina su fuerte para defenderla con todo lo que tenían a mano. Habían dispuesto todo para ello, pero al final la policía ha decidido no dejarse ver durante toda la mañana.

Como en otras ocasiones durante las últimas semanas, a las 6:00 de la mañana han empezado los cortes de carretera con neumáticos ardiendo. Los que lo han hecho en las vías que pasan por pozo Carrio, cerca de Langreo, eran un grupo de CCOO que estaba dispuesto a defender su centro de trabajo al precio que hiciera falta.

Por todas las inmediaciones de la mina los trabajadores han levantado barricadas y se han situado sobre el puente, desde donde arrojaban objetos a la hoguera que ardía abajo en la carretera. Ahí esperaban con los ya conocidos 'lanzadores', los tubos artesanos que utilizan para tirar cohetes.

La tensión estaba a flor de piel. En los ojos que se apreciaban entre el pasamontañas podía entreverse la desesperación del que no tiene nada que perder y que hace lo que mejor sabe hacer para defender su modo de vida y el futuro de su comunidad. Como un ritual, y con la habilidad de quien trabaja todos los días codo con codo con sus compañeros, han levantado las barricadas con una coordinación natural y mecánica.

'¿Y en Grecia, que ha pasado?', '¡Joder! Pues que ha ganada la derecha' Mientras varios compañeros arrojaban leños a la fogata que cortaba la carretera, uno le comentaba a otro: '¿Y en Grecia, que ha pasado?', '¡Joder! Pues que ha ganada la derecha', 'siempre es igual, siempre perdemos. Esto no tiene solución'.

A las 11:30 ya se habían ido los mineros y en la zona sólo quedaban unas cuantas personas que habían llegado a última hora y que avivaban el fuego de la carretera. Poco más de una hora más tarde, ha llegado la Guardia Civil y los ha dispersado sin mayor dificultad. Los mineros ya se habían ido antes.

'Seguirá la batalla y seguramente más calentita' Nadie cree que el conflicto esté cerca de terminar. Cuando aún no ha acabado la jornada de huelga de hoy muchos de ellos ya hablan de que mañana 'seguirá la batalla y seguramente más calentita', pues la gente se ha quedado 'con ganas'.

'El problema no es que esto no sea rentable, tampoco lo es la iglesia', 'la verdadera razón por la que el gobierno quiere acabar con la minería es por nosotros. Si los mineros no les hacen frente nadie lo va a hacer. Saben que somos el último movimiento obrero que puede pararles los pies'.