Público
Público

Los barrios afectados por la Fórmula 1 piden mejoras

Los vecinos dicen que Valencia invierte en obras faraónicas y no en servicios

BELÉN TOLEDO

Enfrente de casa, un circuito de Fórmula 1. Eso es lo que tienen ya miles de valencianos, habitantes de los barrios costeros de la ciudad, tras la decisión de la Generalitat de hacer de Valencia una de las sedes del Mundial de este deporte.

El trazado tiene las grandes cifras y el glamour propios de la Fórmula 1: una superficie asfaltada con una longitud de 5.473 metros que incluye un puente de 140, trasladado de una zona a otra del Puerto de Valencia para el evento. Sobre él, los coches, que llegarán a superar los 300 kilómetros por hora, y cruzarán un canal con el mar Mediterráneo al fondo.

Pero de todo esto las asociaciones de vecinos, verdaderos afectados, no fueron informados hasta ayer, cuando el Ayuntamiento publicó el bando con las calles que se verán afectadas por las restricciones de paso. Esta es una de sus quejas, pero no es la única. Además, insisten en que el circuito, dotado con todas las medidas de seguridad y organizado al milímetro, contrasta con el estado en que se encuentran los barrios que lo rodean.

Un paseo por las calles del Cabañal o Nazaret muestra carencias en la limpieza, la iluminación y el asfaltado. Sus habitantes se quejan de la falta de servicios públicos, como guarderías, y de la abismal diferencia entre sus calles y las del centro de la ciudad, con jardines y pavimentos limpios y cuidados.

"Un circuito de coches no es necesario. Pero sí lo son los colegios y los servicios sociales. Para esto nunca hay presupuesto, pero ahora se gastan una millonada en un circuito de Fórmula 1". Son palabras de Julio Moltó, vicepresidente de la asociación de vecinos de Nazaret y miembro de la plataforma de oposición al trazado, Fórmula Verda.

Desde el Consistorio afirman que sí ha habido reuniones con los vecinos y piden paciencia. La Generalitat, por su parte, insiste en que el trazado no es un gasto extra porque, más tarde, se convertirá en un conjunto de calles y destaca sus cálculos de impacto económico, que hablan de 70 millones de euros.

Mientras, los vecinos de Nazaret tienen dos circuitos: el oficial y el que montan los adolescentes en las calles del barrio, circulando a 80 kilómetros por hora por calles estrechas ante la escasez de control policial.

Más noticias de Política y Sociedad