Público
Público

La BBC recupera al señor Darcy en pleno apogeo de las series británicas de época

La cadena británica convertirá en serie la novela de P.D. James ‘La muerte llega a Pemberley' con motivo del segundo centenario de ‘Orgullo y prejuicio'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Orgullo y prejuicio ha cumplido 200 años desde que viese la luz por primera vez y en la BBC han puesto en marcha su ‘recuerdo' a una de las obras románticas de la literatura más aplaudidas. La cadena británica ya contó en 1995 con una adaptación de la obra de Jean Austen con Colin Firth y Jennifer Ehle en los papeles de Fitzwilliam Darcy y Elizabeth Bennet. Estando tan reciente aquella serie y siendo tan conocida la historia de Orgullo y prejuicio, el proyecto de la BBC se centra en la secuela escrita por P.D. James titulada La muerte llega a Pemberley.

La escritora británica, especialista en el género policíaco, recuperó en 2011 al señor Darcy y a Elizabeth Bennet continuando la historia seis años después del final feliz escrito por Jean Austen hace doscientos años. En La muerte llega a Pemberley la acción arranca con la muerte en extrañas circunstancias de George Wickham y la ruptura de la paz en la que el matrimonio Darcy vive en Pemberley. Esta semana se ha confirmado el nombre del próximo señor Darcy, papel que ha recaído en las manos del galés Matthew Rhys (Cinco hermanos y The Americans).

En cuanto al resto del reparto conocido hasta la fecha, el papel de Elizabeth Bennet es para Anna Maxwell Martin. Curiosamente, hace unos años interpretó a Cassandra Austen, la hermana mayor de la autora de Orgullo y prejuicio, en la película La joven Jean Austen. El fallecido Wickham será Matthew Goode. Respecto al planteamiento, una de las premisas más interesantes de la serie será comprobar cómo le ha sentado el matrimonio al gris y estirado Darcy y cómo Rhys aborda un personaje tan ligado a la imagen de Colin Firth.

Localizada en 1803, esta nueva producción confirma una vez más la pasión de los británicos por las series de época, tan de moda últimamente también en España pero que en el Reino Unido están avaladas por los premios, el éxito de audiencia y el reconocimiento internacional. El ejemplo más reciente es el de Downton Abbey, la historia ambientada a principios del siglo XX prepara ya su cuarta temporada con el complicado reto por delante de superar la marcha de uno de sus protagonistas principales, Matthew Crawley (Dan Stevens), después de que el actor que le da vida decidiese abandonar la serie.



Comparada en su estreno con Orgullo y Prejuicio (1995), el éxito de Downton Abbey no solo ha hecho que proliferen las producciones británicas para la televisión ambientadas en épocas pasadas, si no que ha propiciado que estas sean exportadas con éxito y con cierto halo de calidad implícito. Los ejemplos más recientes son Llama a la comadrona y The Paradise, hermanas pequeñas surgidas al abrigo del éxito de Downton Abbey. La ITV, cadena que emite en el Reino Unido la serie ganadora de dos Globos de Oro, estrenó este año Mr. Selfridge. Sin estrenarse aún en España, cuenta la historia de un empresario estadounidense interpretado por Jeremy Pivens que funda unos grandes almacenes con su nombre en Londres.

Lo de hacer series de época en las que el romanticismo, la lucha por el amor imposible y la relaciones entre personas de distinta clase social son el motor del argumento no es algo exclusivo de ahora. Si bien parece que en los últimos tiempos surgen una tras otra, lo cierto es que los guionistas británicos llevan años haciendo series de época de calidad y utilizando para ello historias de escritores de la tierra. Sus predilectos son Jean Austen y Charles Dickens.



Se ha mencionado ya en párrafos anteriores la adaptación de Orgullo y prejuicio protagonizada por Colin Firth, que fue en los noventa lo que ahora está siendo Downton Abbey. Pero la historia de amor entre el señor Darcy y la señorita Bennet no es la única novela de Jean Austen convertida en serie. Sentido y sensibilidad lo ha hecho en dos ocasiones de la mano de la BBC. Contó con una primera incursión en los ochenta y otra posterior en 2008. El último texto de Austen convertido en serie (teniendo en cuenta que La muerte llega a Pemberley no es suyo) fue Emma hace cuatro años con Romola Garai en el papel principal Austen y Dickens. La primera, una maestra de las historias románticas con calidad literaria. El segundo, un maestro de la crítica social, el drama y la injusticia. Al menos tres obras salidas de la pluma del autor de Historia de dos ciudades se han convertido en serie para la televisión con el sello de la BBC como aval. Así, La pequeña Dorrit, Casa desolada y, sobre todo, Grandes esperanzas han sido ‘guionizadas' para la televisión.



Viajando aún más al pasado se pueden encontrar otros ejemplos de series británicas de época memorables como Retorno a Brideshead (en los ochenta) o Arriba y abajo (en los setenta).

Más noticias en Política y Sociedad