Público
Público

El BCE afirma que su principal prioridad es anclar las expectativas de inflación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Banco Central Europeo (BCE) afirmó hoy que su principal prioridad es anclar las expectativas de inflación, en un marco de alta incertidumbre debido a las turbulencias en los mercados financieros.

Según explicó el BCE en su boletín de marzo, "anclar de manera firme las expectativas de inflación a medio y largo plazo es nuestra principal prioridad".

El banco europeo mantuvo los tipos de interés en el 4 por ciento la semana pasada, debido a las fuertes presiones al alza sobre la inflación.

Respecto a la coyuntura de la zona del euro, la entidad consideró que "las últimas informaciones sobre la actividad económica confirman la imagen de un crecimiento moderado" desde finales de 2007.

No obstante, el BCE indicó que en 2008, tanto la demanda interna como externa apoyarán el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) en el área euro, aunque de forma más moderada que el año pasado.

La entidad monetaria europea precisó, asimismo, que los fundamentos económico del área euro "siguen sanos" y que la economía de la región "no sufre importantes desequilibrios".

"A pesar de verse obstaculizado por el encarecimiento de las materias primas, el crecimiento del consumo contribuirá a la expansión económica", añadió el BCE en su informe mensual.

El banco europeo recordó que sus pronósticos de crecimiento para 2008, revisados a la baja la semana pasada, "reflejan una demanda global más débil, una fuerte presión de los precios de las materias primas y unas condiciones de financiación menos favorables" que las previstas en diciembre.

Así, para el consejo de gobierno del BCE, "la incertidumbre sobre las perspectivas para el crecimiento económico se mantiene inusualmente alta".

Para la entidad monetaria, los riesgos a la baja de la actividad económica continúan existiendo y están relacionados principalmente con "un impacto más amplio de lo esperado del desarrollo de los mercados financieros".

En cuanto a la estabilidad de los precios, el BCE recordó que el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) en la zona del euro en febrero fue del 3,2 por ciento, igual que en enero.

"Esto confirma las fuertes presiones al alza sobre la inflación a corto plazo, que resultan principalmente del aumento de los precios de la energía y de los alimentos en los últimos meses", explicó la entidad en su boletín.

Con vistas al futuro, el consejo de gobierno del BCE espera un "periodo más prolongado de relativamente alta inflación que hace unos meses atrás".

La tasa de inflación en la zona del euro permanecerá "significativamente por encima del 2 por ciento en los próximos meses y sólo se moderará a lo largo del año", según el informe.

El principal mandato del BCE es mantener la estabilidad de los precios, que define como una tasa de inflación cercana pero siempre por debajo al 2 por ciento.

La semana pasada, el banco europeo revisó al alza sus pronósticos sobre la inflación para 2008.

La entidad monetaria prevé para este año una tasa de entre el 2,6 y el 3,2 por ciento, mientras que en sus pronósticos de diciembre la había situado entre el 2,0 y el 3,0 por ciento.

"Los riesgos sobre la inflación a medio plazo se encuentran al alza. Estos riesgos incluyen más subidas de los precios del petróleo y de productos agrícolas", reiteró el BCE.

Por todo ello, es importante que "todas las partes involucradas asuman sus responsabilidades y que se eviten efectos de segunda vuelta sobre los salarios y los precios como resultado de las actuales tasas de inflación".