Público
Público

El BCE baja los tipos de interés hasta el 1% para afrontar la recesión

La bajada es de un cuarto de punto

GUILLEM SANS MORA

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, no descarta nuevas bajadas de los tipos de interés después de que la autoridad monetaria aprobara ayer, como se esperaba, reducirlos en n cuarto de punto porcentual. El precio del dinero queda en un nuevo mínimo del 1% en los dieciséis países de la eurozona. "Nuevos movimientos dependerán de las futuras condiciones económicas", dijo Trichet tras la reunión del Consejo de Gobierno del BCE en Fráncfort.

Desde octubre pasado, los tipos de la eurozona se han reducido en 3,25 puntos porcentuales. Estos recortes se han visto secundados por descensos del Euríbor, que han permitido aliviar la carga financiera de muchas familias con créditos hipotecarios. Los expertos estiman que el 1% acordado ahora por el BCE ofrece algo de margen para que las hipotecas sigan moderándose.

La actuación del BCE ha sido, sin embargo, mucho menos agresiva que la de otros bancos centrales, como los EEUU, Gran Bretaña y Japón, que han llevado el precio del dinero cerca del 0% y han recurrido a la impresión de billetes para comprar bonos estatales o privados, que permitan aportar liquidez y palien el ahogo crediticio. Muchos expertos han criticado el exceso de cautela del BCE, que no quiere agotar su margen de maniobra frente a la recesión ni despertar temores de un alza de la inflación a largo plazo.

Como contentando a estas voces críticas, el BCE acordó también recurrir por primera vez a medidas excepcionales. Trichet explicó que el BCE comprará bonos denominados en euros y emitidos en la eurozona por 60.000 millones de euros. El presidente del BCE explicará los detalles de esta operación dentro de un mes, tras la próxima reunión del Consejo de Gobierno. Estos bonos se habían visto "especialmente afectados" por las turbulencias financieras, explicó. Pero el BCE "no se ha embarcado en medidas de alivio cuantitativo", subrayó, como tampoco ha tomado ninguna decisión sobre otros tipos de activos.

Otra medida excepcional consiste en ampliar, a partir del 23 de junio, el plazo de crédito para las entidades financieras de seis a doce meses, atendiendo una reclamación del sector. El BCE ha autorizado también al Banco Europeo de Inversiones (BEI), cuyos accionistas son los Estados de la UE, a realizar estas operaciones de refinanciación desde julio. Fráncfort cree que con esta medida los bancos dispondrán de más seguridad para refinanciarse, y que los créditos llegarán así más fácilmente a las empresas europeas.

A este respecto, en una entrevista que publica hoy el diario alemán Süddeutsche Zeitung, Trichet critica indirectamente a los entidades financieras por su reticencia a dar créditos: "Todo lo que hemos hecho desde el comienzo de la crisis estaba pensado para facilitar a los bancos la concesión de créditos. Hacemos todo lo posible para que puedan realizar su trabajo. A eso hay que añadir las ayudas de los Gobiernos a la banca. Prestar dinero es la función principal de los bancos, y apelamos a que hagan su trabajo", declara en la entrevista.

Sobre la situación económica, el responsable de la autoridad monetaria europea comentó que los últimos datos y encuestas indican que la economía mundial vive "una estabilización a muy bajo nivel" después de un primer trimestre "mucho más débil de lo esperado". "La coyuntura probablemente se mantendrá débil el resto del año, y a partir del próximo empezará a mejorar.

Más noticias de Política y Sociedad