Público
Público

Los bebés extremadamente prematuros tienen riesgo de desarrollar hipertensión

Reuters

Por Will Boggs

Un estudio realizado en Sueciarevela que en los niños extremadamente prematuros aumenta elriesgo de desarrollar hipertensión a los dos años y medio deedad.

"Consideramos que a todos los niños que nacieron muyprematuros se les debería controlar la presión regularmentedurante la niñez para detectar y tratar la hipertensión",escriben los autores en la revista Pediatrics.

Y eso se aplica a ambos sexos, indicó la autora principal,doctora Anna-Karin Edstedt Bonamy, del Instituto Karolinska deEstocolmo. "Las exposiciones en los primeros años de vida tienenefectos futuros en la salud. La presión alta en la niñez predicela hipertensión en la edad adulta", detalló.

Para el estudio sobre niños de 2 años, el equipo de Bonamyanalizó datos de 68 chicos de la cohorte del Estudio sobre BebésExtremadamente Prematuros de Suecia (EXPRESS, por su nombre eninglés) y de 65 niños nacidos a término (grupo de control).

Los niños del estudio EXPRESS habían nacido entre el 2004 yel 2007 con menos de 27 semanas de gestación y con unos 810gramos promedio de peso.

A los dos años y medio de edad, los niños prematuros teníanvalores de presión sistólica y diastólica significativamente másaltos que los integrantes del grupo de control.

Los varones prematuros tenían valores normales de presión(Z-scores) sistólica y diastólica significativamente más altosque los del grupo de control, mientras que las niñas prematurassólo tenían la presión diastólica más alta que las controles.

"Casi no hay información sobre estas diferencias de géneroasociadas con el parto prematuro. Ya habíamos demostrado que lapresión también aumenta en las niñas prematuras cuando se lasestudia en la adolescencia, pero no habíamos podido identificarotros signos de diferencias de género en otros estudios deseguimiento de una cohorte de adolescentes que habían nacidoextremadamente prematuros", dijo Bonamy.

El equipo no halló una relación entre la presión de losniños y la hipertensión materna o el uso de tratamientosprenatales con esteroides. Tampoco pudo correlacionar la presióncon las principales causas de morbilidad neonatal.

Aunque los valores de presión durante el seguimiento no secorrelacionaron con el crecimiento fetal o neonatal, los niñosque más peso aumentaron en el período posnatal tuvieron valoresmás bajos de presión.

La autora adelantó que el equipo les realizará a los mismosparticipantes exámenes del corazón, las grandes arterias, lafunción pulmonar y la actividad física a los 6 años de edad.

"Estamos evaluando también el neurodesarrollo porque seríainteresante correlacionar la presión no sólo con los factores deriesgo perinatal y las determinaciones cardiovasculares, sinotambién con la capacidad cognitiva y la conducta. Más adelante,en la niñez tardía/adolescencia, les haremos una evaluación dela presión durante 24 horas y estudiaremos su capacidad física",precisó.

"Las medidas de prevención primaria de los problemascardiovasculares pueden ser importantes para mejorar el estadode salud futura de quienes nacen prematuramente, aunque todavíase necesitan estudios de seguimiento entre el parto y la edadadulta", agregó.

La autora dijo que recomienda controlar la presión, prevenirla obesidad y promover la actividad física desde la niñez.

FUENTE: Pediatrics, online 2 de abril del 2012

Más noticias de Política y Sociedad