Público
Público

Berlusconi estrena la mano dura contra la inmigración

La Policía italiana detiene a 268 extranjeros y expulsará a 118 de ellos por delitos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El nuevo Ejecutivo de Silvio Berlusconi no ha esperado mucho para poner en marcha su anunciada campaña contra la inmigración ilegal que la derecha italiana vincula con el aumento de la criminalidad.

En lo que describió como una operación contra el crimen, la Policía detuvo ayer a 383 personas, de las cuales 118 serán expulsadas al tratarse de inmigrantes sin papeles. Las autoridades acusan a los detenidos de tráfico de drogas, proxenetismo, atraco y robo y de favorecer la inmigración clandestina. Entre los detenidos hay 268 extranjeros, en su mayoría de países de fuera de la Unión Europea, aunque también figuran 32 rumanos.

En rueda de prensa, el responsable de la Dirección contra el Crimen de la Policía de Estado, Francesco Gratteri, explicó que esta operación se llevó a cabo “en la calle” contra la criminalidad que ha creado gran alarma social.

Estas detenciones llegan después de que el Gobierno de Berlusconi anunciara que uno de los principales objetivos de esta legislatura va a ser el de garantizar la seguridad en Italia. Para ello, el Ejecutivo prepara un paquete de medidas que contempla la lucha contra la inmigración. Entre estas medidas, se encuentran la lucha contra la inmigración clandestina y la gestión de las relaciones con los países comunitarios, con Rumanía a la cabeza, sobre la base de la directiva de la UE que prevé la repatriación de los ciudadanos comunitarios que no tienen rentas y delinquen.

Tanto los medios como las autoridades italianas destacaron la colaboración de la Policía de Rumanía en esta operación, en un momento en el que existe una gran tensión entre ambos países. Desde octubre, políticos y medios de comunicación italianos han llevado a cabo una campaña contra los gitanos de origen rumano residentes en Italia, después de que una mujer en Roma fuera presuntamente asesinada por un ciudadano de esta etnia.La tensión se agravó tras el anuncio del paquete de medidas sobre la seguridad del Ejecutivo Berlusconi.

En estos últimos días en los alrededores de Nápoles se han registrado numerosas agresiones contra los asentamientos gitanos, después de que una joven de esta etnia intentara secuestrar a un bebé de seis meses.