Público
Público

Berlusconi se presenta a un juicio por primera vez en ocho años

El primer ministro italiano acude a la reapertura por el caso Mediatrade en el que está imputado por evasión fiscal y apropiación indebida

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Silvio Berlusconi se presentó esta mañana delante de un juez por primera vez en ocho años con motivo de la vista preliminar del proceso Mediatrade, en el que el primer ministro italiano está imputado por fraude fiscal y apropiación indebida de los derechos televisivos de varios paquetes de películas estadounidenses entre 2000 y 2009.

El premier llegó al Tribunal de Milán sobre las diez de la mañana y fue recibido con los aplausos de medio centenar de simpatizantes de su partido, El Pueblo de la Libertad (PDL), que hacen guardia desde el pasado lunes en las puertas del juzgado protestando por los cuatro procesos abiertos contra él.

La audiencia duró poco menos de hora y media y, a la salida, Berlusconi se dio un pequeño baño de masas. Detuvo su comitiva delante del grupo y se alzó apoyándose en el vehículo saludando al respetable.

La imagen tiene dos lecturas penosas para Italia. Por una parte, un primer ministro cuatro veces imputado por delitos tan graves como la prostitución de menores, sale del Tribunal sonriendo y orgulloso. 'Ha ido bien, volveré a las próximas audiencias', dijo.

Por otra, un puñado de gente convocada por los responsables del PDL en Lombardía vía sms, con la promesa de un refresco, un bocadillo y 20 euros, según recogía este lunes el diario L'Unità. Al juicio también asistieron un grupo de simpatizantes de Italia de los Valores, del juez Antonio Di Pietro, que silbaron y llamaron 'bufón' al premier.

Junto a Berlusconi hay otros 11 imputados en este caso, ramificación del proceso Mediaset en el que Il Cavaliere está acusado de apropiación indebida. Entre ellos aparecen su hijo Pier Silvio, el presidente de Mediaset, Fedele Confalonieri y el productor egipcio Frank Agrama.

Éste último, junto a Berlusconi, creó una cadena de compraventa de derechos a través de varias empresas ficticias con el fin de inflar los precios de los derechos y enriquecerse con la diferencia, según el sumario.

El mecanismo de funcionamiento era el siguiente: Mediaset encargaba la adquisición de los derechos televisivos de películas de la Paramount a Agrama. Éste los compraba a un precio determinado y los vendía a otras empresas a por un valor superior hasta que llegaban a manos del grupo mediático de Berlusconi.

El dinero sobrante se repartía en cuentas de ambos en paraísos fiscales. Se calcula que con este sistema amasaron 34 millones de dólares (unos 27 millones de euros) y que evadieron junto a Pier Silvio y Confalonieri ocho millones de euros al fisco italiano.

Il Cavaliere calentó su llegada al Tribunal con ataques a los fiscales y a la oposición en el programa Mattino 5. Por teléfono, el premier dijo ser el 'hombre más imputado del universo y de la historia' y volvió a hablar de una conspiración del 'comunismo, que en Italia no se ha acabado ni ha cambiado, e intenta por cualquier medio anular al adversario'. Las próximas vistas por el caso Mediatrade han sido fijadas para el 4 de abril, y el 2 y el 30 de mayo.

Más noticias en Política y Sociedad