Público
Público

Boda a punta de pistola

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Buscaban dinero, pero también una mujer para casarse. No importaba que ellas se opusieran, ni que fueran menores de edad. Pensaron que la mejor manera era llevarse a las chicas a la fuerza y pedir un rescate.

Cuatro hombres fueron detenidos el lunes en Madrid como presuntos autores del secuestro de dos hermanas de 14 y 17 años en Manchester (Reino Unido). Todos son rumanos, según informó ayer la Dirección General de la Policía y la Guardia Civil.

A finales de agosto, Salagen S., un rumano de etnia gitana que vive desde hace años en Manchester, viajó a su país natal a visitar a unos familiares. Su hermano le llamó desde el Reino Unido para avisarle de que su hija de 14 años había desaparecido. Alguien le pedía dinero a cambio de encontrarla. Slagen lo denunció a la policía británica y, cinco días después, llamó de nuevo a los agentes: habían secuestrado a su otra hija de 17 años.

El hermano, testigo
El hijo menor de Salagen vio cómo tres individuos metían a la fuerza a su hermana en un coche. Los secuestradores pidieron después al padre 10.000 euros por la liberación de las menores o si no, las obligarían a prostituirse. En una de las llamadas, hecha desde un teléfono español, una de las hijas logró hablar con su padre y le dijo que estaba en España y que le habían pegado.

Se creó entonces un equipo conjunto de investigación, formado por agentes británicos y españoles del Grupo de Secuestros y Extorsiones del Cuerpo Nacional de Policía. El 14 de septiembre, fue liberada en Manchester la niña de 14 años. Los agentes creían que la otra estaba en algún lugar de Cañada Real Galiana, el mayor asentamiento ilegal que existe en España con 40.000 habitantes y que se ha convertido en los últimos tres años en el hipermercado de la droga de la capital. El padre de las pequeñas viajó a Madrid para entregarle el dinero a los secuestradores. En la estación de autobuses de Méndez Álvaro, lugar donde estaba previsto el encuentro, fueron detenidos Vasile C., de 30 años, y Tiberiu R., de 39, que contaron a la Policía que la chica estaba en el poblado ilegal madrileño.

Florián M., de 22 años, la trajo en coche hasta España. Quería obligarla a casarse con él. La golpeó varias veces durante el viaje y también mientras estuvo secuestrada en una nave industrial de la Cañada Real Galiana, según relató la joven. Ion, el hermano de Florián, también fue detenido como cómplice.

El segundo caso en un mes
La Cañada Real Galiana vivió otro caso de secuestro hace un mes. La víctima también era una rumana de 13 años, que visitaba a unos familiares en el poblado. Los padres de una vecina, rumanos, la retuvieron y no la dejaron marchar: querían casarla con su hijo de 15 años. La policía la liberó tras 16 horas de secuestro.

Más noticias en Política y Sociedad