Público
Público

La bolsa baja el 1,12 por ciento por la caída de Wall Street y el euro y el petróleo siguen en máximos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La bolsa española bajó hoy el 1,12 por ciento y aterrizó en 12.800 puntos, perjudicada por el descenso de Wall Street por los problemas de las entidades financieras y por los máximos históricos del euro y del petróleo.

El índice de referencia del mercado nacional, el Ibex-35, bajó 144,80 puntos, el 1,12 por ciento, y acabó la sesión en 12.803,30 puntos.

Por su parte, el índice general de la Bolsa de Madrid cayó el 1,09 por ciento; el Ibex Small Caps, el 1,15 por ciento, y el Ibex Medium, el 0,98 por ciento.

En Europa, con el euro en 1,535 dólares, Milán perdió el 1,87 por ciento; París, el 1,65 por ciento; Londres, el 1,49 por ciento y Fráncfort, el 1,38 por ciento.

Las pequeñas ganancias con que cerró Wall Street en la sesión anterior, el 0,34 por ciento, pese a que el informe de coyuntura de la Reserva Federal -banco central estadounidense- hablaba de la desaceleración económica desde el comienzo de año, sirvieron para que la plaza española iniciara la sesión al alza.

Sin embargo, lastrada por los bancos y las plazas europeas, que preferían recoger los beneficios logrados en la sesión anterior ante la reunión del Banco Central Europeo (BCE), la bolsa registraba pérdidas rápidamente.

El mercado nacional descendía hasta 12.850 puntos, aunque poco después del mediodía volvía a subir y se aproximaba a 13.000 puntos con la ayuda de las empresas eléctricas y despreciando los máximos históricos del barril de petróleo Brent en 102,95 dólares y del euro, que ascendía hasta 1,535 dólares.

El mantenimiento por el BCE -tampoco los cambió el Banco de Inglaterra, que los dejó en el 5,25 por ciento- de los tipos en la zona euro en 4 por ciento por unanimidad y las explicaciones posteriores de la adopción de esta decisión volvieron a traer las pérdidas.

El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, dijo que siguen existiendo presiones inflacionistas a corto y medio plazo y que el crecimiento se está moderando, lo que confirmaron el recorte de las previsiones de crecimiento -del 2 al 1,7 por ciento este año- y el alza de las expectativas de inflación -del 2,5 al 2,9 por ciento-.

Con el empeoramiento del escenario en Europa y con la previsión de que Wall Street abriría a la baja, a pesar del descenso de las peticiones semanales de subsidios de desempleo -pasan de 375.000 a 351.000- y del aumento de las ventas de los grandes almacenes Wal Mart en febrero, la bolsa se dirigía hacia 12.800 puntos.

Mientras el mercado neoyorquino perdía cerca del 1 por ciento por los problemas de las entidades financieras -la firma hipotecaria Thornburng Mortgage anunciaba suspensión de pagos-, el euro subía a 1,538 dólares y el Brent bajaba de 102 dólares, la bolsa española perdía el nivel de 12.800 puntos, aunque al final de la sesión lo recuperaba.

De los grandes valores sólo subió Iberdrola, el 1,73 por ciento, mientras que BBVA perdió el 2,53 por ciento; Banco Santander, el 2,47 por ciento; Repsol, el 2,44 por ciento, y Telefónica, el 1,34 por ciento.

Después de la considerable subida de la víspera la recogida de beneficios afectó a Mapfre, que encabezó las pérdidas y cedió el 4,25 por ciento, mientras que Telecinco bajó el 4,24 por ciento; Sacyr, el 3,2 por ciento y Bankinter, el 2,98 por ciento.

Gamesa lideró las ganancias del Ibex y subió el 3,97 por ciento por un informe favorable, en tanto que Unión Fenosa avanzó el 2,91 por ciento, seguida por Iberdrola, mientras que su filial Renovables avanzó el 1,71 por ciento.

Endesa ganó el 1,3 por ciento, después de que la justicia europea fallara a favor de E.ON y contra el Gobierno español por las condiciones impuestas a su opa, y Enagás, el 1,07 por ciento. Red Eléctrica registró la menor caída, el 0,05 por ciento.

En el mercado continuo destacó la caída de Astroc, el 6,46 por ciento, mientras que Dinamia avanzó el 4,53 por ciento, después de que el beneficio de Nmás1 creciera el 28 por ciento el año pasado.

La rentabilidad de la deuda española a largo plazo bajaba dos centésimas y se situaba en el 4,08 por ciento.

El efectivo negociado en el mercado continuo se situó en 4.050 millones, de los que algo más de 500 millones procedieron de operaciones pactadas entre inversores institucionales.