Público
Público

Bossi asegura que los emigrantes italianos trabajaban, no mataban a la gente

EFE

El líder de la federalista Liga Norte (LN), Umberto Bossi, dijo que cuando en el pasado los italianos se vieron obligados a emigrar fuera de Italia "iban a trabajar y no a matar a la gente", informaron hoy los medios locales.

Bossi respondió así anoche al presidente de la Cámara de los Diputados, Gianfranco Fini, que en la conmemoración del 53 aniversario de la muerte de 136 italianos en una mina de carbón en Marcinelle (Bélgica), recordó como en el pasado "vénetos, piamonteses y lombardos" emigraron a otros países.

"Ese, es un hecho que querría que recordaran los exponentes políticos que hoy en día representan a una parte del electorado del norte de Italia", afirmó Fini, quien agregó: "debemos integrar a los inmigrantes garantizando la seguridad, pero sobre todo debemos respetarles como hombres y mujeres".

Unas manifestaciones a las que el líder del partido federalista con tintes racistas respondió: "El trabajador, ya sea hombre y mujer, merece siempre respeto aunque no tenga los papeles. Pero con el debido respeto debe ser procesado y expulsado cuando no cumpla los requisitos necesarios (para permanecer en Italia), porque así lo dicta la ley".

La Liga Norte, socio en el Ejecutivo del Pueblo de la Libertad (PDL) liderado por Silvio Berlusconi, ha sido una de las principales impulsoras de la ley sobre seguridad que entró en vigor ayer y que tipifica la inmigración clandestina como delito, entre otras medidas.

La nueva norma prevé multas de 5.000 y 10.000 euros (de entre 7.095 y 14.190 dólares) a los inmigrantes sin papeles y una rápida expulsión del país.

Además, cuando un inmigrante ilegal sea arrestado y pueda ser identificado el jefe de policía podrá decidir su expulsión del país, comunicando la decisión al juez.

En el caso de que no pueda llevarse a cabo la identificación del inmigrante, éste será trasladado a un Centro de Identificación y Expulsión, donde será identificado para después ser expulsado de Italia, explicó el subsecretario de Interior, Alfredo Mantovano.

La nueva disposición no prevé penas de cárcel para los inmigrantes en situación irregular en Italia.

Más noticias de Política y Sociedad