Público
Público

Botella descarta un Madrid 2024 pero no ser la candidata del PP en las elecciones municipales de 2015

La alcaldesa protagoniza un desayuno-coloquio fuertemente arropada por el Gobierno y el PP. Asegura que, tras el fiasco de Madrid2020, las esperanzas están ahora puestas en Eurovegas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Espero que les hayan servido a todos un café con leche'. De este modo, y adelantándose ya a la polémica sobre su 'relaxing cup of café con leche' del sábado en Buenos Aires, empezó Ana Botella su intervención en el desayuno-coloquio organizado por Nueva Economía Fórum en Madrid. En su discurso, la alcaldesa no esperó a las preguntas de los medios para anunciar que la candidatura de Madrid para organizar los Juegos Olímpicos de 2024 quedaba descartada, por considerar que la capital ya ha obtenido de las tres veces que se presentó todos los beneficios que podía obtener.

Botella, que aseguró que ya había trasladado esta convicción al rey y al presidente del Gobierno, reconoció que las expectativas creadas en torno a la candidatura Madrid2020 fueron demasiado elevadas: 'Quizás en las últimas semanas todos llevamos la ilusión un poco más allá de lo que se debía', admitió, aunque quiso mostrar su agradecimiento a 'todos los que se han volcado' en tratar de lograr el éxito de la candidatura.

La regidora trató de defender el papel posterior de una ciudad rechazada para ser sede de las olimpiadas y garantizó que 'ningún proyecto quedará en el aire', en referencia a las infraestructuras creadas o a medio crear para unos Juegos Olímpicos descartados. Por ejemplo, citó, el Centro Acuático quedará 'para otras actividades' que disfruten los ciudadanos del distrito y la ciudad. Además, desplazó ahora las expectativas de Madrid2020 como símbolo de prosperidad para Madrid al proyecto de casinos Eurovegas, que el presidente madrileño Ignacio González no acaba de tener amarrado por la reticencia del Ejecutivo de Mariano Rajoy a cambiar la ley antitabaco.

La alcaldesa de Madrid acudió al desayuno —previsto en su agenda desde agosto— fuertemente arropada por el Gobierno y el PP, aunque la presencia de la dirección nacional del partido se decidió a última hora de ayer y tras publicarse un teletipo de Servimedia en el que se recogía que nadie de la cúpula de Génova estaría con Botella esta mañana. Finalmente, el vicesecretario de Organización, Carlos Floriano, canceló una reunión que tenía a primera hora y acudió al hotel madrileño que acogía el evento. También estuvieron la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría; el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón; el presidente del Congreso, Jesús Posada; el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, y su antecesora y líder del PP regional, Esperanza Aguirre, además de algunos destacados ex-dirigentes del PP y amigos personales de la alcaldesa, como Eduardo Zaplana o Rodrigo Rato.

Delante de Esperanza Aguirre —cuyas aspiraciones a la Alcaldía de Madrid son ya un secreto a voces—, Botella reafirmó su compromiso 'personal y político' con la capital, dejando en el aire la posibilidad de ser la candidata municipal del PP en 2015, a pesar de las reticencias crecientes de la dirección del partido a que lo sea. Sobre las aspiraciones de las presidenta del partido en la Comunidad, Botella recomendó que le preguntasen a ella, que estaba allí. A la salida, efectivamente, los medios preguntaron a Aguirre por sus planes de futuro y ella insistió en que había 'abandonado la primera línea de la política'. Aunque trataron de saber si no se aburría fuera de ésta, la expresidenta madrileña aseguró que cómo se iba a aburrir, 'con la cantidad de cosas' que tenía que hacer.

La alcaldesa también tuvo palabras para el impacto que tuvo su cuestionadísimo discurso en inglés para defender la candidatura de Madrid en Buenos Aires el pasado sábado y que fue la estrella de las redes sociales durante los días posteriores: 'Conozco muy bien el sentido del humor de este país y yo también me río de mí misma a veces'.

Más noticias en Política y Sociedad