Público
Público

Botín dice que "aspiramos a lograr un beneficio total de 10.000 millones en 2008"

EFE

El presidente del Grupo Santander, Emilio Botín, aseguró hoy que la entidad aspira "a lograr un beneficio total de 10.000 millones de euros en 2008", y confirmó que mantiene el objetivo de que el beneficio por acción crezca el 15 por ciento en este ejercicio.

En su discurso ante la Junta General de Accionistas, Botín admitió que la economía española está evolucionando "peor de lo esperado", aunque confió en que "esta fase negativa no sea larga", ya que ahora contamos con puntos de apoyo "que no teníamos en ciclos anteriores": unas cuentas públicas saneadas, un sistema productivo más flexible y un sector empresarial muy dinámico y diversificado".

Asimismo, Botín mostró su confianza en la pronta revalorización de las acciones del Santander, que han perdido un 15,4% en los últimos 18 meses, frente al 36% de media que han caído los títulos de los 20 grandes bancos mundiales, y destacó el hecho de el Santander está "en el séptimo puesto del mundo por valor en Bolsa".

Sobre la crisis financiera internacional, Botín recordó a los asistentes a la Junta que en su discurso de hace un año ya auguró que vendrían tiempos más difíciles, como ocurrió a partir del mes de agosto, cuando estalló la crisis de las hipotecas "subprime", que ha tenido un impacto de unos 40.000 millones de dólares en pérdidas en el sector.

"Se trata del periodo más difícil que haya visto toda una generación de banqueros", aunque "ya se están notando síntomas de mejora", explicó.

El Santander "está mejor preparado que sus competidores" para afrontar la crisis por la prudencia que siempre ha mostrado en su gestión, que se ha traducido en que no ha tenido que realizar provisión extraordinaria alguna ligada a títulos vinculados al mercado hipotecario "subprime" o a productos que se hayan visto afectados por la crisis financiera internacional.

Y así parecen demostrarlo los resultados del primer trimestre de 2008, ya que obtuvo un beneficio neto de 2.206 millones de euros, "el mayor alcanzado en ese periodo por ningún banco internacional".

Tras destacar el importante papel desempeñado por el Banco de España en la supervisión y regulación de nuestro sector financiero, Botín reconoció que la crisis hará que la morosidad de la banca siga creciendo en los próximos meses, aunque "en España partimos de una tasa inferior a la media europea y nuestros créditos disponen de una amplia garantía".

Sobre las cuentas de 2007, cuando el Grupo obtuvo un beneficio neto de 9.060 millones de euros, un 19,3% más que en 2006, destacó el hecho de que estas cifras les han permitido situarse "entre los cinco primeros bancos del mundo por beneficios".

Botín quiso destacar ante sus accionistas "el excelente resultado que nos ha dado nuestra estrategia gracias al modelo de negocio, que no hemos tenido que variar, y al foco en banca comercial, control de riesgos, eficiencia y buena gestión de liquidez y capital".

"A lo largo de los últimos años hemos construido una excelente plataforma de negocios bien diversificada" con un adecuado equilibrio entre los mercados donde opera, algunos más maduros, como España, Portugal o Reino Unido y otros "con gran potencial" como Brasil, Chile y México que representan el 80% del PIB de la región".

También repasó la compra del ABN-Amro junto con el Royal Bank of Scotland y Fortis, que calificó como la más importante realizada nunca en el escenario internacional, y recordó que para que salga bien una operación de esta envergadura "tiene que ser de compra y no de fusión, con una clara línea de mando y debe añadir valor".

Esta operación ha permitido al Grupo hacerse con el Banco Real en Brasil "un activo de extraordinario valor", que con sus 2.000 oficinas y su modelo de negocio complementario con el Santander Brasil les ha situado como tercer lugar en ese país por créditos y el segundo por depósitos.

Más noticias de Política y Sociedad