Público
Público

El Bremen se da una fiesta de goles en Friburgo y es líder provisional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Werder Bremen se dio una verdadera fiesta al golear por 6-0 a domicilio al Friburgo y convertirse con ello en líder provisional de la Bundesliga, a la espera de lo que haga el Bayer Leverkusen mañana en su visita al Bayern.

El Leverkusen con empatar ante los bávaros recuperaría el liderato, puesto que está empatado en puntos con el Bremen que lo supera por mejor diferencia de goles.

El Bremen dio hoy una verdadera demostración, de la mano de su estrella Mesut Özil que marcó un gol, dio los pases para dos -marcados por el portugués Hugo Almeida-, y fabricó el penalti para otro que convirtió el brasileño Naldo.

Ante todo la sociedad que formaron Özil, Marco Marin -autor de un espectacular gol de falta- y Aaron Hunt fue el centro del espectáculo ofrecido hoy por el Bremen en Friburgo, donde el equipo de Thomas Schaff no pareció sentir la ausencia de hombres importantes como el peruano Claudio Pizarroo los internacionales germanos Torsten Frings y Tim Borowski.

El vigente campeón, el Wolfsburgo, cayó en casa por 3-2 ante el Núremberg por cuenta de un gol de contragolpe en el último instante, marcado por Per Kluge.

Cuando llegó el gol de Kluge, el Wolfsburgo estaba completamente volcado al ataque en busca de la victoria.

El Colonia también perdió en casa, y por goleada, ante el Hoffenheim que se impuso por 4-0 con goles del brasileño Carlos Eduardo, del nigeriano Chinedu Obasi, senegalés Demba Ba y, de penalti, del bosnio Vedad Ibisevic.

En la Liga alemana, el día no parecía hecho para los locales. Sin embargo, el Schalke logró invertir esa tendencia al derrotar por 2-0 al Hannover 96, que se esforzó hoy por volver a la normalidad tras la muerte de su meta y capitán Robert Enke.

Los jugadores del Hannover rindieron hoy un homenaje más a su compañero llevando todos un pequeño número 1 en su camiseta.

Al final, se habló poco de la derrota y más de lo difícil que había sido asumir el partido con relativa normalidad.

"Los primeros minutos fueron difíciles, pero después uno siente que todo sigue", dijo el centrocampista holandés Arnold Bruggink, sin poder retener las lágrimas, al final del partido.

El Stuttgar al menos no perdió aunque no logró pasar de un empate en casa ante el colista Hertha Berlín.

El Borussia Mönchengladbach aprovechó en cambio la maldición que parecía pesar hoy sobre los locales y derrotó al Eintracht en Fráncfort por 2-1.

Quedaq pendiente el partido que disputarán el Borussia Dortmund y el Maguncia a partir de las 17:30 y los compromisos de mañana entre el Bayern y el Bayer Leverkusen -el clásico de la jornada- y entre el Hamburgo y el Bochum.

Más noticias en Política y Sociedad