Estás leyendo: Brotes negros

Público
Público

Brotes negros

El dato del paro completa el panorama económico del trimestre

ERNESTO EKAIZER

Si una pista interesante ofrece el dato de paro registrado difundido ayer es que permite completar el panorama de la actividad económica en el primer trimestre de 2011 y, por ello, tener una idea de lo que van a ser los dos grandes indicadores próximos por orden de aparición: la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre, nuestro sondeo homologado internacionalmente, que se anunciará el 29 de abril, y el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) de los primeros tres meses del año, a difundirse el 13 de mayo. En el medio, el 3 de mayo, saldrá el dato de paro registrado del mes de abril.

La subida del paro registrado en marzo, tanto en su versión libre de corrección de variaciones estacionales (34.406 personas más) como en la serie desestacionalizada (33.441) es un mal dato. Que se recuerde en los anales de las ruedas de prensa y declaraciones oficiales desde que empezó la crisis, pocas veces, por no decir ninguna, una secretaria general de Empleo ha calificado esa subida como "dramática". Es la definición que ofreció ayer Mari Luz Rodríguez.

La secretaria de Empleo calificó el dato de desempleo de "dramático"

El aumento de la afiliación a la Seguridad Social (45.560 personas más), sobre todo en el sector de la hostelería, se desluce cuando corregido de efecto calendario se queda en un incremento de 6.538 personas.

Estos datos nos dicen que la actividad durante el primer trimestre ha estado tan plana como en el cuarto trimestre de 2010. Lo que sugiere que la EPA de los tres primeros meses puede suponer un incremento de entre 170.000 y 190.000 parados, acercándonos a los 4,9 millones. Y que el crecimiento del PIB no va a ser más que de una o dos décimas.

El PIB apenas habrá crecido una o dos décimas en el primer trimestre

¿Podría ser de otra manera? La respuesta es: no. La política de ajuste y estabilización que el Gobierno aplica, exigida incluso con antelación por la Comisión Europea, la OCDE, el BCE, el FMI y el PP, no puede tener efectos expansivos. No existe la "austeridad expansiva". Hasta el alcalde de Madrid Alberto Ruiz-Gallardón ha dicho que el programa de Mariano Rajoy supondrá "ajustarse el cinturón cinco años".

El profesor Antonio Torrero acaba de publicar un pequeño libro que es necesario leer: La crisis financiera internacional. Cuarto año (Editorial Marcial Pons). Allí aborda el problema de las burbujas y la valoración de activos. Y, mira por dónde, Torrero analiza los trabajos del economista Richard Koo, de la casa de inversiones Nomura, ya citados en esta columna.

"Lo que Koo pone de relieve es la dureza del ajuste que sigue a un desplome de las valoraciones precedido de un proceso de aumento del endeudamiento. En esas circunstancias, la política monetaria es inefectiva y sólo queda la compensación vía gasto público puesto que los incentivos monetarios son ineficaces debido al cambio en la política de las empresas que ya no tratan de buscar la maximización de los beneficios sino de minimizar las deudas", recuerda Torrero. Y continúa: "Esta difícil situación que el autor denomina muy acertadamente recesión de balance' (balance sheet recession) a partir del endeudamiento masivo, de la espiral del crédito, inducida y hecha posible por la mayor valoración de los activos".

Esta descripción conceptual es la que, según ya hemos apuntado aquí, afecta a economías como la de España. Si acaso la única alegría que puede esperar en materia de datos el Gobierno es el paro registrado del mes de abril, que con la Semana Santa dentro, dará un dato de bajada del desempleo, al tiempo que las afiliaciones crecerán de forma significativa durante ese mes, por obra de la primavera y el turismo.

Más noticias de Política y Sociedad