Público
Público

Brown gana el primer esprint y la primera camisa de líder en la Vuelta a Murcia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ciclista australiano Graeme Brown, del Rabobank holandés, es el primer líder de la Vuelta a Murcia, tras imponerse en la primera etapa, al esprint, que tuvo como protagonistas al español José Antonio López Gil (Andalucía) y al ruso Alexander Serov debido a su maratoniana escapada.

López Gil y Serov realizaron juntos 190 kilómetros de los 197,3 que tenía la primera jornada, ya que se fueron prácticamente tras el banderazo de salida, hacía el kilómetro seis, aprovechando principalmente el intercambio de saludos entre muchas de las figuras que se encuentran en la prueba.

En el ya denominado "Tour de Murcia" debido a la galaxia de figuras que suele coincidir en la prueba. En esta ocasión por el control de firmas de la primera etapa pasaron ilustres como los dos últimos ganadores del Tour de Francia, los españoles Oscar Pereiro (2006) y Alberto Contador (2007).

Junto a ellos compitieron promesas del ciclismo español como Alejandro Valverde, último ganador de la prueba de su tierra, e ilustres como Samuel Sánchez y Carlos Sastre; mientras que entre los extranjeros cabe destacar la presencia del ruso Denis Menchov o el italiano Stefano Garzelli, corredores que cuentan con un amplio y exquisito palmarés en el que destacan sus victorias, respectivamente, en la Vuelta a España y Giro de Italia.

Los aventureros del día fueron el español José Antonio López Gil (Andalucía Cajasur) y el ruso Alexander Serov (Tinkoff), que se fueron hacía prácticamente desde el banderazo de salida llegando a tener hasta dieciséis minutos, en el kilómetro 48, debido al suave viento en contra y el conformismo del pelotón, especialmente de los conjuntos que tienen como principal objetivos luchar por las etapas, en este caso de los esprinters.

Dos corredores que no son desconocidos en el pelotón profesional, pues aunque no tienen en su hoja de servicios importantes triunfos, suelen destacar al protagonizar galopadas como la realizada en la primera etapa de la prueba de murcia y, especialmente, por su trabajo de equipo en las muchas temporadas que llevan en la elite del ciclismo. En el caso del español desde la temporada 2003 y en el del ruso Serov desde el 2001.

Como suele ocurrir fue una "escapada bidón", consentida que, a pesar del hueco que abrieron dos protagonistas del día, estaba llamada al fracaso a pesar de la experiencia y el buen entendimiento de ambos.

Los equipos con esprinters, además de aunar fuerzas, tuvieron a su favor que el viento soplaba en contra y con ello castigaba un poco más a los dos valientes del día que daban por concluido su protagonismo a tan sólo tres kilómetros para la línea de meta.

Tras la neutralización comenzaba otra etapa y el australiano Brown dejó claro que comienza a cumplir sus objetivos en el denominado "primer ciclo" de su preparación, ya que ganaba con superioridad, como lo hizo hace unos días en la Vuelta a Mallorca.

Así una etapa en la que se cumplió el guión previsto, es decir, que los aventureros aprovecharon muchos kilómetros para dejarse ver y los esprinters remataron la faena dando emoción a la etapa al consentir que los escapados llegarán a tener hasta dieciséis minutos cuando no se llevaba ni un tercio de la carrera.

Las figuras, los Alberto Contador, Pereiro, Valverde, Menchov y Garzelli, entre otros, se dejaron ver en momentos puntuales de la carrera haciendo lo justo, aunque en la parte final el último ganador del Tour, el español Contador, se probó y se metió en el esprint logrando un duodécimo puesto que deja bien a las claras que va a luchar por estar en el podio final tras los retoques que ha tenido que hacer en su preparación al quedar excluido su equipo de las carreras que organizan los responsables del Tour y Giro.