Público
Público

Bruselas sobre España: "Algo no funciona, más allá de la crisis"

"El paro no sube en toda Europa, hay 8 Estados miembros donde el paro ha bajado", ha dicho el portavoz de Asuntos Económicos, Amadeu Altafaj

EP

La Comisión Europea cree que el alto nivel de paro en España no se debe sólo a la crisis financiera, sino a desequilibrios internos previos. "Está claro que hay algo que no funciona aquí más allá del impacto de la crisis económica, financiera y de la deuda", ha resaltado el portavoz de Asuntos Económicos, Amadeu Altafaj, sobre el país que, ha dicho, antes de la crisis "no tenía déficit sino que incluso estuvo en cifras positivas en sus cuentas públicas durante varios años" y "de repente pasó a cifras de más del 10%, con un nivel de paro que casi llega al 24%".

"Un ciudadano alemán que mire la evolución del paro y del crecimiento tiene una percepción muy diferente que un ciudadano español, ya que allí el paro continúa aumentando y la recesión se hace notar", ha dicho recalcando su preocupación por la alta tasa de paro en la UE (10,2%) y en la eurozona (10,8%, la más alta desde junio de 1997), frente a las que reclama corregir las importantes diferencias entre los Estados miembros.

"El paro no sube en toda Europa, hay 8 Estados miembros donde el paro ha bajado" y que registran "cifras alentadoras" de empleo, ha indicado. "Esta alta tasa de paro no refleja sólo los efectos de la crisis actual, sino también los efectos de importantes desequilibrios económicos", ha agregado.

El portavoz ha incidido en el caso de España, cuyo paro alcanzó en febrero el 23,6% de la población activa, la tasa más alta de la UE: "No se trata sólo de sanear las cuentas públicas sino de hacer al mismo tiempo reformas económicas importantes que pueden aumentar el potencial de crecimiento y de creación de más y de mejores puestos de trabajo, sobre todo en los países donde la situación es más adversa, como en el caso de España", ha explicado.

Pero, para la Comisión Europea la solución pasa por continuar por la misma senda ya iniciada: proseguir con las reformas estructurales, la austeridad y los recortes, de los que, ha dicho, son  "una condición previa indispensable" para volver al crecimiento, especialmente en países sin margen de maniobra fiscal, pese a admitir que "no tienen un impacto inmediato positivo".

El Ejecutivo comunitario mantiene en todo caso que tras la "recesión suave" que está viviendo la UE, el crecimiento volverá durante la segunda mitad del año, aunque aclara que en algunos países podría retrasarse hasta finales de 2012.

Más noticias de Política y Sociedad