Público
Público

El Bundestag alemán ratifica el pacto fiscal europeo y el Mecanismo de Estabilidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Bundestag alemán (cámara baja) ratificó con una amplia mayoría, por encima de los dos tercios necesarios, el pacto fiscal para la Unión Europea (UE) y el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), en una sesión extraordinaria.

De los 604 parlamentarios presentes en la sala, 491 votaron a favor del pacto fiscal, 111 en contra y 6 se abstuvieron, mientras que 493 apoyaron el MEDE, 106 lo rechazaron y 5 se abstuvieron, informó el presidente del Parlamento al final de la sesión, Norbert Lammert.

La canciller alemana, Angela Merkel, decidió realizar esta sesión extraordinaria de ratificación de ambas medidas inmediatamente después de la cumbre europea de Bruselas, para mandar una contundente "señal" dentro y fuera de su país.

Además, está previsto que en breve vote también ambos mecanismos el Bundesrat (Senado).

Los resultados en el Bundestag son claramente superiores al mínimo que Merkel precisaba para sacar adelante las medidas, aunque quedaron marcados por los disidentes de dentro de la coalición de Gobierno, que votaron en contra.

La mayoría se trabó gracias a las negociaciones que el Ejecutivo llevó a cabo la semana pasada con los mayores partidos de la oposición para que, a cambio de concesiones políticas, ratificasen estas medidas en el Bundestag.

En su intervención previa a la votación, la canciller recalcó que el pacto fiscal y el MEDE son la "unión legal" de "solidez" presupuestaria y "solidaridad" interestatal propia de la UE y, por tanto, "un nuevo paso hacia la integración en el seno de la Unión Económica y Monetaria".

Argumentó que con la ratificación de Alemania -la primer economía de la UE y, por tanto, el mayor contribuyente a los fondos de rescate- se envía una "importante señal "hacia dentro y hacia fuera" sobre la determinación de Berlín para superar la crisis de la eurozona.

Merkel añadió que el pacto fiscal "transforma la UE en una unión de estabilidad" y que el fondo permanente de rescate se empleará para "desactivar peligros futuros", pero sólo para "aquellos países que ratifiquen el pacto fiscal" y se comprometan legalmente con la consolidación presupuestaria.