Público
Público

Burrell rechaza volver a declarar ante el juez que investiga la muerte de Diana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Paul Burrell, ex mayordomo de Diana de Gales, ha rechazado volver a prestar declaración ante el tribunal que investiga la muerte en accidente de coche de la princesa y su novio, Dodi Al Fayed, en 1997, confirmaron hoy fuentes judiciales.

El magistrado encargado del caso, Scott Baker, pidió a Burrell, que actualmente está en Estados Unidos, que volviera a testificar en persona o por vídeo-conferencia para aclarar supuestas incoherencias en su anterior testimonio.

Pero hoy el tribunal confirmó que el ex empleado real, que asegura no tener planes de volver al Reino Unido en el futuro inmediato, ha rechazado ambas opciones, y el juez "no puede obligar a un testigo (que está fuera de su jurisdicción) a acudir a prestar declaración".

Las dudas sobre el testimonio del ex mayordomo surgieron cuando el 18 de febrero el periódico sensacionalista "The Sun" difundió un vídeo grabado en secreto en el que Burrell confiesa que ocultó parte de la verdad.

En la grabación, el ex ayudante de Lady Di, que se ha enriquecido con la publicación de libros sobre su relación con la princesa, dice que dio "pistas falsas" en su comparecencia y añade que "contemplar el perjurio no es agradable".

Sus abogados denunciaron que esas afirmaciones al periódico fueron obtenidas de manera ilegítima a través de preguntas "insidiosas" encaminadas "a incitarle a un delito" cuando estaba en privado, bebido y deprimido.

El juez quería que Burrell volviera a declarar para disipar dudas sobre su testimonio, pero, ante su negativa, lo que se hará es "leer al jurado más información" sobre el ex mayordomo (que no se precisó) para que tengan una imagen "lo más completa posible", señalaron las fuentes.

De momento, el que fuera confidente de Diana de Gales no ha sido acusado de perjurio, confirmaron.

El pasado enero, el ex mayordomo compareció tres días seguidos en la instrucción del caso de la princesa y Dodi, que fallecieron el 31 de agosto de 1997 en el túnel del puente del Alma de París.

Entre otras cosas, Burrell dijo que la reina Isabel II estaba preocupada por el cariz que tomaba la relación entre Diana y Dodi, aunque también calificó de "imposible" que la pareja hubiera muerto asesinada en una conspiración orquestada por la realeza, como sostiene el padre del difunto, Mohammed al Fayed.